Creatorship 101

A Course on Becoming the Creator that You Are

Click the arrow to play the recording.
Lesson 26: Listening To You
by John McCurdy

Hello, and thank you for subscribing to this copyrighted class! (If you would prefer not to subscribe to the entire class, but would like to exchange energy for this lesson, please do so here.)

There are many layers within this material. The most important layer is the experience, rather than the words and information, so to get the most from it we encourage you to take the time to listen to the recording above instead of just reading this transcript.

Now we invite you to take a deep breath, relax and allow yourself to feel this experience.

Dear creators, one of the biggest blocks to relationships with other people is a failure to listen to them. And the same is true in your relationship with yourself.

If you want to have a successful relationship with another person you have to listen to them, and if you want to have a relationship with yourself you have to listen to yourself.

In most cases listening is a skill that must be learned. All That Was didn’t need to listen to anyone, for there was no one else to listen to. All That Was simply wanted to express itself, and so for eons of time you, dear friends, have struggled to learn what it means to listen.

When Spirit asked that grand question, “Who am I?” it had to learn how to listen for the answer. When you found yourself in the void and you began to discover the others, all you wanted to do was tell them all about you. But dear friends, all they wanted to do is tell you about them! And then you wondered why you battled, why you couldn’t get along. And you’ve played that out ever since.

It takes a very conscious person to be able to truly listen to another. It takes a very wise person to be able to set aside his or her own agendas, and his or her own need to express, long enough to hear another person. But until you do, you cannot really have a relationship. Oh you can share life in some ways, but you cannot really have a relationship unless you can each take the time to set aside your own needs, your own ideas, your own agendas, and truly listen to the other person.

That means you have to set aside your need to fix them, and to heal them, and to solve their problems for them, for when you’re doing that you are not listening. You are trying to apply your own agendas to them, and you’re not hearing them. And you’re not understanding them. And you are not in relationship with them.

Until you can listen to another person you cannot be in relationship with that person; you can only be in relationship with your own ideas about that person. You cannot be in relationship with the real person, because you’ve never given yourself the opportunity to know that person. You only know what you think about them.

Oh, and real listening does not mean just being silent and allowing the words to come in. Real listening means being curious. It means wanting to know what they have to say. It means wanting to understand them, and occasionally asking a question to help you understand them a little bit better when you’re not clear. That is listening, dear friends.

But here again the truth is, you cannot listen to another person better than you listen to yourself. Oh, you might argue with that. Dear John is arguing with that as it comes out of his mouth. But you see dear friends, agendas can be very subtle. It’s easy to find a place where you can listen to someone because you want them to think better of you, because you want the energy that they are giving to you, or that they might give you if only you listen well enough.

And so we tell you, you cannot truly listen to another unless you can listen to yourself. You cannot release your agendas for another unless you can release your agendas for yourself.

Have you ever taken the time to listen to yourself, dear friends? Very few people do.

Most of you keep yourself so busy that you can’t hear yourself. You play music all day long to distract you from yourself. You drink alcohol, or smoke cigarettes, or eat food, or go to parties, or work long hours, all to keep you from having to hear yourself.

Oh, you make other excuses. You find other reasons to believe in. But if you look, dear friends, we think you’ll see that it’s really just another way to avoid you.

Have ever listened to your body? Have you ever asked your body what it needs, and what it wants, and then listened for its answer? Have you ever trusted that answer and acted upon it? Most people have not.

So we invite you, dear friends, to make a choice to listen to yourself, and then to act upon that choice. Take some time every day to just be with yourself. Turn off the music, all of it, and just be with you.

This is not a time for meditation. This is a time for you to listen to what is going on inside of you, to listen to all the parts of you and what they’re trying to tell you.

Take a notebook and write down whatever thoughts are going through your mind.

Don’t try to turn off your thoughts; that’s a pointless mental game. Instead observe your thoughts, and write them down.

Ask yourself a question, and then write down whatever comes, no matter how silly it might seem.

Ask your soul a question, and then write down whatever comes, no matter how crazy it might seem.

Ask your body what it wants, what it needs, and then write down whatever comes into your mind, no matter how silly are crazy it might seem.

You’ll be amazed, dear friends. When you start listening to you, you will discover things about you that you never knew before. You will open doors inside of you. You will heal wounds that have been open and bleeding for so long, and you will begin to discover how grand you truly are.

Are you ready to hear yourself, dear friends?

Are you ready to make that choice, the conscious choice to listen to yourself?

When those difficult feelings coming in that you don’t understand, you can ask them what they need. Ask them for the message they are bringing you. Ask that part of yourself what it needs.

If there is a pain in your body, ask it what it’s about and what it needs? It’ll tell you, dear friends, if you’ll only listen.

The next thing you’re driving alone in your car and you’re tempted to put on music, why not leave it off and be with yourself?

Let yourself feel yourself. Let yourself hear what you are telling you, what your body is trying to tell you. Let yourself hear what your soul is trying to tell you. Let yourself hear what all of those aspects and fragments of you are trying to tell you.

You will be amazed, dear friends. And when you begin to truly listen to yourself, you will begin to fall in love with you.

Listen, dear friends. Listen to your own self.

Oh, and listen even to your mind. Ask your mind with it needs.

Many of you are so afraid of your mind, and you’re afraid of this thing you call ego. But dear friends, if you would only ask them what they need, and listen to them, you would learn something entirely new about yourself. And you would find that they are some of your most valuable parts, some of your grandest creations.

We are complete.

Lección 26: Escuchándose a Ustedes
por John McCurdy
Traduccion por Maribel González

Hola y gracias por suscribirse a esta clase con derechos de autor! (Si prefiere no suscribirse a toda la clase, pero le gustaría intercambiar energía por esta lección, por favor hágalo aquí.)

Hay muchas capas dentro de este material. La capa más importante es la experiencia, más que las palabras y la información, así que para sacar el máximo provecho de ella, te animamos a que te tomes el tiempo para escuchar la grabación de arriba en lugar de sólo leer esta transcripción.

Ahora te invitamos a respirar hondo, relajarte y permitirte sentir esta experiencia.

Queridos creadores, uno de los mayores obstáculos para las relaciones con otras personas es una imposibilidad de escucharlos. Y lo mismo es verdad en su relación consigo mismos.

Si desean tener una relación exitosa con otra persona tienen que escucharlos, y si desean tener una relación consigo mismos tienen que escucharse.

En la mayoría de los casos escuchar es una habilidad que debe aprenderse. Todo Lo Que Era no tenía necesidad de escuchar a nadie, porque no había nadie a quien escuchar. Todo Lo Que Era simplemente quería expresarse, y así por eones de tiempo ustedes, queridos amigos, han tenido dificultades para  aprender lo que significa escuchar.

Cuando el Espíritu formuló esa gran pregunta, “¿Quién soy?” tuvo que aprender la manera de escuchar la respuesta. Cuando ustedes se encontraron a sí mismos en el vacío y empezaron a descubrir a los demás, todo lo que querían hacer era contarles todo sobre ustedes. Pero queridos amigos, ¡todo lo que ellos querían hacer era contarles a ustedes sobre ellos! Y luego se preguntaban por qué peleaban, por qué no se llevaban bien. Y han jugado eso desde entonces.

Se requiere de una persona muy consciente para ser capaz de escuchar realmente al otro. Se requiere de una persona muy sabia para ser capaz de dejar de lado las propias agendas de él o ella, y las propias necesidades de él o ella para expresar, lo suficiente como para escuchar a otra persona.  Pero hasta que lo hagan, no pueden realmente tener una relación. Oh, pueden compartir la vida de muchas maneras, pero en realidad no pueden tener una relación a menos que cada uno pueda tomarse el tiempo de dejar de lado sus propias necesidades, sus propias ideas, sus propias agendas, y escuchar atentamente a la otra persona.

Eso significa que tienen que dejar de lado su necesidad de arreglarlos, y de sanarlos, y de resolver sus problemas por ellos, porque cuando lo están haciendo no están escuchando. Están tratando de aplicarles sus propias agendas, y no los están escuchando. Y no los están comprendiendo. Y no están en una relación con ellos.

Hasta que puedan escuchar a otra persona no pueden estar en una relación con esa persona; sólo pueden estar en una relación con sus propias ideas acerca de esa persona. No pueden estar en una relación con la persona verdadera, ya que nunca se han dado la oportunidad de conocer a esa persona. Ustedes únicamente saben lo que piensan de ellos.

Oh, y la verdadera escucha no significa únicamente estar en silencio y permitir que las palabras entren. La verdadera escucha significa ser curioso. Significa querer saber lo que ellos tienen que decir. Significa querer entenderlos, y de vez en cuando hacer preguntas para ayudarse a entenderlos un poco mejor cuando no están claros. Eso es escuchar, queridos amigos.

Pero aquí de nuevo la verdad es que no pueden escuchar a otra persona mejor de lo que se escuchan a sí mismos. Oh, podrían discutir con eso. El querido John está discutiendo con eso mientras sale de su boca. Pero miren queridos amigos, las agendas pueden ser muy sutiles. Es fácil encontrar un lugar donde se puede escuchar a alguien más porque quieren que ellos piensen lo mejor de ustedes, porque quieren que la energía que les están dando, o que podrían darles si sólo escucharan bastante bien.

Así que les decimos, no pueden realmente escuchar a otro a menos que se puedan escuchar a sí mismos. No pueden liberar sus agendas para otro a menos que puedan liberar sus agendas para ustedes.

¿Alguna vez se han tomado el tiempo para escucharse, queridos amigos? Muy pocas personas lo hacen.

La gran mayoría de ustedes se mantienen tan ocupados que no se pueden escuchar. Escuchan música durante todo el día para distraerse de ustedes mismos. Beben alcohol, o fuman cigarrillos, ingieren alimentos, o van a fiestas, o trabajan durante muchas horas, todo para evitar tener que escucharse a sí mismos.

Oh, hacen otras excusas. Encuentran otras razones en las qué creer. Pero si miran, queridos amigos, nosotros pensamos que verán que en realidad es simplemente otra manera de evitarse a ustedes.

¿Alguna vez han escuchado a su cuerpo? ¿Alguna vez le han preguntado a su cuerpo lo que necesita, y lo que quiere, y luego escuchado su respuesta? ¿Alguna vez confiaron en esa respuesta y obraron en consecuencia? La mayoría de las personas no lo han hecho.

Así que los invito, queridos amigos, a tomar la decisión de escucharse a sí mismos, y luego actuar sobre esa elección. Tómense un tiempo cada día sólo para estar consigo mismos. Apaguen la música, toda, y simplemente estén consigo mismos.

Este no es un tiempo para la meditación. Es un tiempo para que ustedes escuchen lo que está sucediendo dentro de ustedes, para que escuchen a todas las partes de ustedes y lo que están tratando de decirles.

Tomen un cuaderno y anoten todos los pensamientos que están pasando por su mente.

No traten de apagar sus pensamientos; ese es un juego mental sin sentido. En cambio, observen sus pensamientos, y anótenlos.

Háganse una pregunta, y luego anoten lo que llegue, no importa lo descabellado que pueda parecer.

Háganle una pregunta a su alma, y luego anoten lo que llegue, no importa lo loco que pueda parecer.

Pregúntenle a su cuerpo lo que quiere, lo que necesita, y luego anoten lo que le llegue a su mente, no importa lo tonto y loco que pueda parecer.

Se sorprenderán, queridos amigos. Al empezar a escucharse, descubrirán cosas sobre ustedes que no sabían antes. Abrirán puertas dentro de ustedes. Sanarán heridas que han estado abiertas y sangrando durante mucho tiempo, y comenzarán a descubrir lo grandiosos que realmente son.

¿Están listos para escucharse, queridos amigos?

¿Están listos para tomar esa decisión, la decisión consciente de escucharse?

Cuando esos sentimientos difíciles entran que no entienden, pueden preguntarles lo que necesitan. Pídanles el mensaje que les traen. Pregúntenle a esa parte de ustedes lo que necesita.

Si hay un dolor en su cuerpo, pregúntenle de qué se trata y lo que necesita. Se los dirá, queridos amigos, si tan sólo escuchan.

La próxima vez que están conduciendo solos en su auto y se sienten tentados a poner música, ¿por qué no dejarla apagada y estar consigo mismos?

Déjense sentirse. Déjense escuchar lo que se están diciendo, lo que su cuerpo está tratando de decirles. Déjense escuchar lo que su alma está tratando de decirles. Déjense escuchar lo que todos esos aspectos y fragmentos de ustedes están tratando de decirles.

Se sorprenderán, queridos amigos. Y cuando comienzan a escucharse de verdad, comenzarán a enamorarse de ustedes mismos.

Escuchen, queridos amigos. Escuchen a su propio sí mismo.

Oh, y escuchen hasta a su mente. Pregúntenle a su mente lo que necesita.

Muchos de ustedes le temen tanto a su mente, y le temen a esta cosa que llaman ego. Pero queridos amigos, si tan sólo les preguntan lo que necesitan, y los escuchan, aprenderán algo totalmente nuevo acerca de ustedes mismos. Y encontrarán que ellos son algunas de sus partes más valiosas, algunas de sus creaciones más grandiosas.

Somos completos.