Creatorship 101

A Course on Becoming the Creator that You Are

Click the arrow to play the recording.
Lesson 43: Perfection
by John McCurdy

Hello, and thank you for subscribing to this copyrighted class! (If you would prefer not to subscribe to the entire class, but would like to exchange energy for this lesson, please do so here.)

There are many layers within this material. The most important layer is the experience, rather than the words and information, so to get the most from it we encourage you to take the time to listen to the recording above instead of just reading this transcript.

Now we invite you to take a deep breath, relax and allow yourself to feel this experience.

Dear creators, in this lesson we want to talk with you about perfection.

Oh, ever since you’ve been on Earth you’ve wanted to be perfect. You’ve wanted to perfect life here on Earthy. You’ve wanted to perfect yourself.

You go through life every day trying to figure out how to make it better, how to have more money, how to have that house or that car that you’ve always dreamed of, how to make your body better, how to free yourself of the diseases and the aches and the pains. You think that if you could just be a little bit better, life would be better. If you could just be a little bit better man or woman your spouse would love you more, or perhaps you would attract the love of your life.

If you could just find a way to get a little bit more money, you think it would make life so much easier. If you could drive a better car, or live in a better house, that somehow you would feel more complete, more content.

Ah, but dear friends, it doesn’t work that way. For so many eons you’ve believed in a God that requires perfection, and the churches told you that if only you can be a little bit better person, that when you die you’ll be safe and you’ll go to heaven and be with God. Dear friends, it doesn’t work that way either.

That kind of perfection, dear friends, is an absolute illusion. Life on Earth was designed by you to be imperfect, and in that dear friends, is the grand perfection of this whole experiment.

Yes, there are things you can do here and there to make life feel a little bit better. A little money often helps, a comfortable house, a car that doesn’t break down, and the pursuit of those things has been one of the driving forces of humanity for a very long time. But what everyone who has ever achieved absolute success has found, is that there is no such thing. Those things don’t make you happy, and really you just exchange one set of problems for another set of even bigger problems.

You see dear friends, that kind of perfection is about duality, and in duality there is always a trade-off. You fix one thing, and something else breaks. You solve one problem, and there are two other problems that need to be fixed. That’s the nature of life on Earth. It’s the way it has always been. There is no such thing as perfection in human life.

If you look around at nature you see that nothing is perfect, nothing. Oh, there’s grand beauty, and there is a grand perfection in the imperfection of it all, dear friends. But life on Earth is chaos. Life on Earth is imperfect, and the kind of perfection that humans have always sought for is unattainable. It doesn’t exist.

But dear friends, for you there is another kind of perfection. Or perhaps it would be better to say, there is a recognition of the perfection of the chaos, of the perfection of all things just the way they are.

As you come home to you, dear friends, you’re going to begin to discover that. You’ve already been catching glimpses of it. If you can step back a little from the drive to perfect yourself, to perfect your life; from the drive to get more money, to get that better house or that better car; if you can step back a little, come back to yourself and look around. Look deeper dear friends, look at the beauty that is in your life right now. Look at the perfection of everything, just the way it is.

Oh, we’re not saying that you shouldn’t desire a new car or new house. Those are wonderful things dear friends, but when you come back to you, when you see the perfection of what you have now, you come into a new place in yourself. And then, if it is truly appropriate for you that new car or that new house will find their way into your life. And one day you’ll be asking yourself, how did this happen?

You see dear friends, when you’re focused on the chaos, when you’re focused on trying to fix your life, the only thing you can attract into your life is more chaos. When you’re focused on achieving perfection, the only thing that can come into your life is more imperfection. But when you turn your attention to the wonder and the beauty that is already in your life and choose to enjoy that, to be with that, then things start to change. When you focus on beauty, more beauty comes into your life. When you focus on the abundance that is already in your life, then more abundance comes, in all its forms.

But there’s a funny thing that happens dear friends, because when you truly come home to you, when you let go of the battle for perfection, the battle to fix and change your life, the battle to make yourself better, when you let go of all of that you begin to fall in love with you. And all of a sudden you find that all those other things just don’t matter anymore. Oh, they’re nice, but matter anymore, because you have you.

You find that it no longer matters if you have a spouse or not, because you have you. You find that it doesn’t matter if you have a fancy car or a fancy house, because you have everything that you need in the moment that you need it, and life is full of wonder, full of beauty full of grandness.

And dear friends, when it no longer matters if those things come into your life, that’s when they are likely to pop in and surprise you. Because they’re all out there, dear friends. You’ve created them already, but as long as you’re trying to perfect your life, as long as you’re engaged in the battle, they can’t come in. They can’t find you, because you’re never home. They can’t come in, because you’re too focused on not having them.

So once again dear friends, as we’ve said so many times in this course, the solution to everything in life is to come home to you, to turn your attention to the beauty and the wonder and the perfection of everything, just the way it is. Even those aches and pains in your body, even those diseases. Can you see, dear friends, the perfection of them? Can you feel into how they might be serving you?

Oh, don’t think about it too much. Just feel, let the answer come.

Can you see the perfection of your body? Can you trust your body enough to appreciate it, just the way it is? When you do, you’ll find things change within it. You’ll find that your experience of your body changes.

Dear friends, can you trust yourself enough to allow your life to be what it is?

Can you trust yourself enough to trust that you are in exactly the right place?

Can you trust yourself so much that even if there is a disease in your body, and the doctors say you only have a short time to live, can you trust yourself enough to know that that is perfect?

For dear friends, there is no death. There is only a transition from one state to another. You have died many times before, and you’re still here. Can you trust yourself enough to let it be perfect?

When you do, things will change. Your experience will change. Your passage to the other side, if that is what happens, will be easier. But dear friends, you would not be the first to find that when you trust yourself that much the disease fades away, and you discover a whole new life.

Can you trust yourself enough to let it go however it goes?

Perhaps you lost your job, dear friends, and all of a sudden you find that you can’t make your car payment, or your house payment. Can you trust yourself enough to find the perfection in that?

Can you trust yourself enough to allow the change to happen in your life, dear friends?

Remember our lesson on deconstruction. It’s a natural part of the awakening process, because everything that you identify with outside of yourself has to dissolve away. But dear friends, therein is the key: if you identify yourself with your fancy house, your beautiful car, with the security of your job, then those things have to go, because you have to come back to you. You’ve chosen to wake up, you’ve chosen the path of ascension, and you can’t take those things with you.

As long as you find your value in those things, as long as you find your identity in your story, it all has to get stripped away. It’s not some outside force stripping it away, dear friends, it’s you. It’s your choice, so can you let it happen?

Can you come home to you in the midst of it all, in the midst of the chaos and the pain, and the frustration and the fear? Can you come home and breathe with you, and find the perfection of it all? Can you find the beauty?

Can release your story that you tell yourself about who you are? About how good you are? About how successful you are?

Can you understand that all of that is meaningless, because it has nothing whatsoever to do with who you really are?

Dear friends, you are magnificent creators. You are the grandest beings who have ever walked the earth. You are the grandest beings who have ever existed, because your journey on Earth has given you so much wisdom and so much experience. There is no being anywhere in any part of the universe, or in any other universe or any other dimension, that is grander than you, dear friends.

But your success, in human terms, has absolutely nothing to do with that. It’s just a game. It’s just a part of the dream, and as long as you identify with it, as long as you think that that’s who you are, then it has to be stripped away. Can you let it go?

Oh, you’re not going to starve, not unless you hold on so tight that nothing else can come in. When you let all those things go, dear friends, and come back home to you, you’re going to discover something magical: you’re going to find that everything you need comes to you in the moment you need it.

Oh, and this one you call John, he knows this so well. It still scares him sometimes when he doesn’t know how the bills are going to paid, or what’s going to happen next. But he’s lived through it enough times that he knows that everything he needs is always there in the moment. It often isn’t what he thought he needed, but in hindsight it’s always easy to see the perfection of it all.

Dear friends, can you trust yourself that much?

Can you trust yourself enough to allow everything that you have ever known to fall away? Even if it is your human life itself?

When you do, you’re going to discover a perfection, and a grandness, and a magic of life, that you’ve never known before. And you just might find all those things coming back to you, in a new and wonderful way. But they’ll come to you because they’ll be drawn to you, to your light. They won’t come because you need them, or because you’re searching for them. They’ll come to you because you’re such a bright light that they can’t stay away. They’ll come to you because you don’t need them anymore, because you are whole and complete in yourself and it no longer matters if the bills get paid, or even if you have a body or not.

Can you trust yourself that much, dear friend?

Can you trust that everything in your life is your creation? Everything!

And can you trust that it’s perfect, and it’s there for a reason?

Can you trust that you are indeed a magnificent creator, and that if you have lost your job, or if your body has a disease, or if you’ve lost a lover, can you trust that you’ve created that for a reason and let it be?

It’s you, dear friends. It’s not God, it’s not any external force. It’s all you. Can you trust you?

You’re waking up from the dream, dear friends, and you can’t hold onto the dream when you wake up. You all know what that’s like. You’ve all had dreams where you’ve tried so hard to hold onto it. It was such a wonderful dream and you felt yourself waking up, and you tried so hard to hold onto it, and it still slipped away.

That’s what’s happening now, dear friends. You are waking up from the grandest dream that has ever been dreamed, and it’s time to let it go. But there’s something different about this dream, dear friends, and that is that when you let it go, you just may find that you can still play in it. But first you have to let it go.

You have to understand that there is no perfection in human life, and that in itself is the grandest perfection.

You are not your body, dear friends. You are not your story. You are not your success. Your house and your car, all those things say absolutely nothing about who you are.

You are God. You are a grand divine human, and you are in exactly the most perfect place right now.

Can you allow yourself to feel that?

We are complete.

Lección 43: Perfección
por John McCurdy
Traduccion por Maribel González

Hola y gracias por suscribirse a esta clase con derechos de autor! (Si prefiere no suscribirse a toda la clase, pero le gustaría intercambiar energía por esta lección, por favor hágalo aquí.)

Hay muchas capas dentro de este material. La capa más importante es la experiencia, más que las palabras y la información, así que para sacar el máximo provecho de ella, te animamos a que te tomes el tiempo para escuchar la grabación de arriba en lugar de sólo leer esta transcripción.

Ahora te invitamos a respirar hondo, relajarte y permitirte sentir esta experiencia.

Queridos creadores, en esta lección queremos hablar con ustedes de la perfección.

Oh, desde que han estado en la Tierra han querido ser perfectos. Han querido perfeccionar la vida aquí en la Tierra. Se han querido perfeccionar a sí mismos.

Van por la vida todos los días tratando de encontrar la manera de hacerlo mejor, la manera de tener más dinero, la manera de tener esa casa o ese auto que siempre han soñado, la manera de mejorar su cuerpo, la manera de liberarse de las enfermedades y los achaques y los dolores. Creen que si tan sólo pudieran ser un poco mejor, la vida sería mejor. Que si tan sólo pudieran ser un hombre o una mujer un poco mejores su cónyuge los amaría más, o quizás atraerían el amor de su vida.

Si tan sólo pudieran encontrar una manera de conseguir un  poco más de dinero, creen que haría la vida mucho más fácil. Si pudieran conducir un auto mejor, o vivir en una mejor casa, que de alguna manera se sentirían más completos, más contentos.

Ah, pero queridos amigos, no funciona de esa manera. Durante muchos eones han creído en un Dios que exige perfección, y las iglesias les dijeron que si tan sólo pudieran ser un poco más de mejor persona, que cuando se mueren estarán a salvo e irán al cielo y estar con Dios. Queridos amigos, no funciona de esa manera tampoco.

Ese tipo de perfección, queridos amigos, es una pura ilusión. La vida en la Tierra fue diseñada por ustedes para ser imperfecta, y en eso queridos amigos, está la gran perfección de este experimento entero.

Sí, hay cosas que pueden hacer aquí y allá para hacer que la vida se sienta un poco mejor. Un poco de dinero a menudo ayuda, una casa confortable, un auto que no se descomponga, y la búsqueda de esas cosas ha sido una de las fuerzas impulsoras de la humanidad durante mucho tiempo. Pero lo que todos los que han logrado un éxito absoluto han encontrado, es que no existe tal cosa. Esas cosas no los hacen felices, y en realidad sólo intercambian una serie de problemas por otra serie de problemas aún mayores.

Verán queridos amigos, ese tipo de perfección se trata de dualidad, y en la dualidad siempre existe un compromiso.  Se arregla una cosa, y se rompe otra cosa. Resuelven un problema, y hay otros dos problemas que se deben solucionar. Esa es la naturaleza de la vida en la Tierra. Es la forma en que ha sido siempre. No existe tal cosa como la perfección en la vida humana.

Si miran a su alrededor a la naturaleza ven que nada es perfecto, nada. Oh, existe gran belleza, y existe una gran perfección en la imperfección de todo, queridos amigos. Pero la vida en la Tierra es un caos. La vida en la Tierra es imperfecta, y el tipo de perfección que los humanos siempre han buscado es inalcanzable. No existe.

Pero queridos amigos, para ustedes existe otro tipo de perfección. O quizás sería mejor decir, hay un reconocimiento de la perfección del caos, de la perfección de todas las cosas tal y como son.

A medida que vuelven a casa a ustedes, queridos amigos, van a comenzar a descubrirlo. Ustedes ya han estado captando destellos de ello. Si pueden retroceder un poco de ese impulso de perfeccionarse, de perfeccionar su vida; de ese impulso de conseguir más dinero, de conseguir esa mejor casa o ese mejor auto; si pueden retroceder un poco, regresar a ustedes y mirar a su alrededor. Miren más profundamente queridos amigos, vean la belleza que hay en su vida ahora mismo. Miren la perfección de todo, tal y como es.

Oh, no estamos diciendo que no deberían desear un auto nuevo o una nueva casa. Esas son cosas maravillosas queridos amigos, pero cuando regresan a ustedes, cuando ven la perfección de lo que tienen ahora, se llega a un nuevo lugar dentro de ustedes mismos. Y entonces, si es verdaderamente apropiado para ustedes, ese nuevo auto o esa nueva casa encontrarán su camino a su vida. Y un día se preguntarán, ¿cómo sucedió esto?

Miren queridos amigos, cuando están enfocados en el caos, cuando están enfocados en tratar de arreglar su vida, lo único que pueden atraer a su vida es más caos. Cuando están enfocados en lograr la perfección, lo único que puede entrar a su vida es más imperfección. Pero cuando dirigen su atención a la maravilla y la belleza que ya está en su vida y optan por disfrutar eso, estar con eso, entonces las cosas empiezan a cambiar. Cuando se enfocan en la belleza, más belleza entra en su vida. Cuando se enfocan en la abundancia que ya está en su vida, entonces más abundancia llega, en todas sus formas.

Pero hay una cosa curiosa que ocurre queridos amigos, porque cuando realmente vuelven a casa a ustedes, cuando dejan ir la batalla por la perfección, la batalla para arreglar y cambiar su vida, la batalla para volverse mejor, cuando dejan ir todo eso, empiezan a enamorarse de ustedes. Y de repente se encuentran con que todas esas otras cosas sencillamente ya no importan. Oh, son agradables, pero ya no importan, porque se tienen a ustedes.

Se encuentran con que ya no importa si tienen un cónyuge o no, porque se tienen a ustedes. Se encuentran con que no importa si tienen un auto lujoso o una casa lujosa, porque tienen todo lo que necesitan en el momento que lo necesitan, y la vida está llena de maravillas, llena de belleza, llena de grandeza. 

Y queridos amigos, cuando ya no importa si esas cosas llegan a su vida, será entonces cuando sea muy probable que aparezcan de repente y los sorprendan. Porque todas están por ahí, queridos amigos. Ustedes ya las han creado, pero siempre y cuando estén tratando de perfeccionar su vida, siempre y cuando estén comprometidos en la batalla, no pueden entrar. No los pueden encontrar, porque ustedes nunca están en casa. No pueden entrar, porque ustedes están demasiado enfocados en no tenerlas.

Así que una vez más, queridos amigos, como hemos dicho tantas veces en este curso, la solución para todo en la vida es volver a casa a ustedes, dirigir su atención a la belleza, la maravilla y la perfección de todo, tal y como es. Incluso esas molestias y dolores en su cuerpo, incluso esas enfermedades. ¿Pueden ver, queridos amigos, la perfección de ellas? ¿Pueden sentir en cómo podrían estar sirviéndoles?

Oh, no piensen mucho en ello. Simplemente sientan, dejen que la respuesta llegue.

¿Pueden ver la perfección de su cuerpo? ¿Pueden confiar en su cuerpo lo suficiente como para apreciarlo, tal y como es? Al hacerlo, se encontrarán con que las cosas cambian dentro de él. Se encontrarán con que la experiencia de su cuerpo cambia.

Queridos amigos, ¿pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para permitir que su vida sea lo que es?

¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para confiar en que están exactamente en el lugar correcto?

¿Pueden confiar en sí mismos tanto que incluso si hay una enfermedad en su cuerpo, y los médicos dicen que sólo tienen poco tiempo de vida, pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para saber que eso es perfecto?

Porque queridos amigos, no existe la muerte. Sólo existe una transición de un estado a otro. Ustedes han muerto muchas veces antes, y todavía están aquí. ¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para dejar que sea perfecto?

Al hacerlo, las cosas cambiarán. Su experiencia cambiará. Su paso al otro lado, si eso es lo que sucede, será más fácil. Pero queridos amigos, no serían los primeros en descubrir que cuando se confía en uno mismo tanto, la enfermedad desaparece, y se descubre una vida totalmente nueva.

¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para dejar que marche comoquiera que marche?

Quizás perdieron su trabajo, queridos amigos, y de repente se encuentran con que no pueden hacer el pago del auto, o el pago de su casa. ¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para encontrar la perfección en eso?

¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para permitir que el cambio ocurra en su vida, queridos amigos?

Recuerden nuestra lección sobre la deconstrucción. Es una parte natural del proceso del despertar, porque con todo lo que se identifican fuera de ustedes mismos tiene que disolverse. Pero queridos amigos, en eso consiste la clave: si se identifican con su casa de lujo, su hermoso auto, con la seguridad de su trabajo, entonces ésas cosas tienen que irse, porque tienen que regresar a ustedes. Ustedes han elegido despertar, han elegido el camino de la ascensión, y no pueden llevarse ésas cosas con ustedes.

Siempre y cuando encuentren su valor en ésas cosas, siempre y cuando encuentren su identidad en su historia, todo tiene que ser despojado. No es una fuerza exterior la que las despoja, queridos amigos, es ustedes. Es su elección, así que, ¿pueden dejar que suceda?

¿Pueden volver a casa a ustedes en medio de todo, en medio del caos y el dolor y la frustración y el temor? ¿Pueden volver a casa y respirar con ustedes, y encontrar la perfección de todo ello? ¿Pueden encontrar la belleza?

¿Pueden liberar la historia que se cuentan acerca de quiénes son? ¿Acerca de lo buenos que son? ¿Acerca de lo exitosos que son?

¿Pueden entender que todo eso no tiene sentido, porque no tiene absolutamente nada que ver con quien son realmente?

Queridos amigos, ustedes son creadores magníficos. Son los seres más grandiosos que alguna vez han caminado sobre la tierra. Son los seres más grandiosos que alguna vez han existido, porque su viaje en la Tierra les ha dado mucha sabiduría y mucha experiencia. No hay ningún ser en ningún lugar en cualquier parte del universo, o en cualquier otro universo o cualquier otra dimensión, que sea más grandioso que ustedes, queridos amigos.

Pero su éxito, en términos humanos, no tiene absolutamente nada que ver con eso. Es sólo un juego. Es sólo parte del sueño, y siempre y cuando se identifiquen con él, siempre y cuando piensen que eso es quienes son, entonces tiene que ser despojado. ¿Pueden dejarlo ir?

Oh, no se van a morir de hambre, no a menos que se aferren tanto que nada más pueda entrar. Cuando dejan ir todas esas cosas, queridos amigos, y regresan a casa a ustedes, van a descubrir algo mágico: van a encontrar que todo lo que necesitan les llega en el momento que lo necesitan.

Ah, y este que llaman John, él lo sabe tan bien. Todavía le da miedo a veces cuando no sabe cómo se van a pagar las cuentas, o lo que va a ocurrir después. Pero lo ha vivido las veces suficientes como para saber que todo lo que necesita siempre está ahí en el momento. A menudo no es lo que pensaba que necesitaba, pero en retrospectiva siempre es fácil ver la perfección de todo ello.

Queridos amigos, ¿pueden confiar en sí mismos tanto?

¿Pueden confiar en sí mismos lo suficiente como para permitir que todo lo que alguna vez han conocido desaparezca? ¿Incluso si es su vida humana misma?

Al hacerlo, van a descubrir una perfección, y una grandeza, y una magia de la vida, que nunca han conocido antes. Y podrían encontrar que todas esas cosas regresan a ustedes, de un modo nuevo y maravilloso. Pero llegarán a ustedes porque sentirán afinidad por ustedes, por su luz. No llegarán porque las necesitan, o porque las están buscando. Les llegarán porque ustedes son una luz tan brillante que no pueden mantenerse alejadas. Les llegarán porque ya no las necesitan, porque ustedes son plenos y completos en sí mismos y ya no importa si pagan las cuentas, o siquiera si tienen un cuerpo o no.

¿Puedes confiar en ti mismo tanto, querido amigo?

¿Puedes confiar en que todo en tu vida es tu creación? ¡Todo!

¿Y puedes confiar en que es perfecto, y que está ahí por una razón?

¿Puedes confiar en que ciertamente eres un creador magnifico, y que si has perdido tu trabajo, o si tu cuerpo tiene una enfermedad, o si has perdido un amante, puedes confiar en que has creado eso por una razón y dejarlo ser?

Es ustedes, queridos amigos. No es Dios, no es ninguna fuerza externa. Todo es ustedes. ¿Pueden confiar en ustedes?

Están despertando del sueño, queridos amigos, y no pueden aferrarse al sueño cuando se despierten. Todos ustedes saben lo que es eso. Todos han tenido sueños en los que se han esforzado mucho por aferrarse a él. Fue un sueño tan maravilloso y se sintieron despertarse, y se esforzaron tanto por aferrarse a él, y aun así se esfumó. 

Eso es lo que está sucediendo ahora, queridos amigos. Se están despertando del más grandioso sueño que jamás se haya soñado, y es hora de dejarlo ir. Pero hay algo diferente sobre este sueño, queridos amigos, y eso es que cuando lo dejan ir, podrían encontrar que todavía pueden jugar en él. Pero primero tienen que dejarlo ir.

Tienen que entender que no hay perfección en la vida humana, y eso en sí mismo es la más grandiosa perfección.

Ustedes no son su cuerpo, queridos amigos. No son su historia. No son su éxito. Su casa y su auto, todas esas cosas no dicen absolutamente nada de quienes ustedes son.

Ustedes son Dios. Son un grandioso humano divino, y están exactamente en el lugar más perfecto en este momento.

¿Pueden permitirse sentir eso?

Somos completos.