Creatorship 101

A Course on Becoming the Creator that You Are

Click the arrow to play the recording.
Lesson 42: Beyond Duality and Drama
by John McCurdy

Hello, and thank you for subscribing to this copyrighted class! (If you would prefer not to subscribe to the entire class, but would like to exchange energy for this lesson, please do so here.)

There are many layers within this material. The most important layer is the experience, rather than the words and information, so to get the most from it we encourage you to take the time to listen to the recording above instead of just reading this transcript.

Now we invite you to take a deep breath, relax and allow yourself to feel this experience.

Dear creators,

One of the reasons that emotions are so seductive is because they create drama, and humans love drama. Oh, angels love drama too. Ever since the beginning, ever since you left home, you’ve been living a reality that you have called “duality,” where there is light and dark and good and bad, where there is right and wrong, male and female, masculine and feminine, and where everything in your reality is balanced by an opposing force.

Oh, you’ve always thought that if only the good fought hard enough it could overcome the evil, and the great battle between good and evil has raged ever since before the beginning of time.

But dear friends, there always has to be an opposing force, because that is the nature of duality. The two sides of duality, the light and the dark, are really one energy split in half, and because of that neither one can ever win. Good is simply the flip side is evil, and one cannot exist without the other. It is an impossibility.

Dear friends, you’ve spent many lifetimes trying to be good, and you’ve also spent many lifetimes being evil, because that is the nature of reality. One side of duality must always be balanced by the opposite side, and oh, what an interesting game this is created.

Ever since that fateful moment when All That Was asked, “Who am I?” and created the question and answer, the original duality, there has always been the tension in between. That tension created the energy, dear friends, that you have used ever since to create the games and the dramas, and all the experiences that have made you what you are. Oh, it’s not a bad thing, for you have become the wisest of all the angels.

Your experiences, the dramas that you have played out, have changed All That Is. They have changed the very nature of reality, and they have changed you. But dear friends, duality is coming to an end.

At the core of all things the light and the dark have reunited. The question and the answer have come back together. The masculine and the feminine have become one again. Oh, it will take some time for this reunion to be felt throughout creation. But it has already happened, dear friends. It has already happened.

Reality has changed, and it’s up to you to make the choice to live within the new reality or the old reality. Many are still choosing to live in the old reality, because they’re afraid of the new. They’re fighting for it, they’re struggling to hold on to duality. They’re fighting the battle between good and evil ever more intensely. They’re creating some of the most intense drama that has ever been.

But dear friends, you don’t have to live in that reality. You don’t have to participate in it. You can choose a different reality, and you can live that new reality right here on Earth, right here in your human body. You can choose to live without duality, and without drama.

Oh, there’s a part of you that loves the drama, because it has created some grand experiences for you. There is another part of you that hates it, because some of those experiences were not so much fun. Sometimes you want the drama just to remind yourself you’re alive, but have you noticed how it wears you down?

Dear friends, there is a reality beyond the drama. There is a new reality beyond the battle between right and wrong, between good and evil. There is a new reality beyond light and dark, and masculine and feminine.

Now you might think that sounds kind of boring. If you take white and black and put them together in duality, you get gray. If you take male and female and put them together, you get something that is neither. But dear friends, that’s not what it’s about.

When you go beyond duality you get something new, something completely new that has never been experienced before. When you put the light and the dark together you could say that you get clear, crystal clear. When you put good and evil together, beyond duality, you get real. When you take the masculine and feminine energies and reunite them beyond duality, you get a divine human; you get a master who is far beyond the masculine and feminine, who embodies both, and so much more; who can play with either energy and be so much more than the sum of the two.

When you move beyond duality you move beyond drama, and instead of boring, you get fulfillment and joy like you have never known before. When you move beyond duality you get your full creatorship, and everything about your life changes. Oh, your my your life might look the same on the surface, but everything about it changes because you have changed. Your experience of it changes, and then you begin to discover what it’s like to create your life consciously and deliberately.

So how do you move beyond duality?

Well dear friends, it’s the same answer that we’ve been giving over and over and over again in this course: you make a choice. You choose to allow it to happen, and then you come home to you. You come home to you in this now moment. You accept all that you are and all that you have ever been, and all that is happening in your life. You let it be. You take a deep breath, and you be with you.

Yes, it takes some time for the transformation to happen, otherwise you’d burn out your human systems. It takes some time to release the habits that you’ve created since long, long before you even came to Earth. But dear friends, you’ve already made that choice, or you wouldn’t be here. You wouldn’t be reading or listening to this material.

You’ve already made the choice, and you’re only a breath away. And every time you choose to come back to that breath, to come back to this now moment, to accept all things as they are, you move further beyond duality. Every time you make love to you, you help the masculine and the feminine within you to reunite. Every time you accept all that you are, you help to bring an end to the battle between good and evil.

Dear friends, there are no winners in that battle. It’s time for it to end, because neither side can ever win. And when the battle ends the evil will not dominate the Earth, and neither will the good. When that battle ends, humans will be free. When that battle ends there will be neither good nor evil, but a new reality where there is joy and peace, where people are fulfilled, where people live in joy.

So come home to you, dear friends. You cannot stop the battle by taking sides. You cannot stop the battle by battling against it. But when you love yourself, when you accept everything about yourself and everything about your life, and everything that you are or have ever been, then the battle stops within you. And then you radiate a new potential to all the people around you, and they look at you and say, “I want some of that!”

Mostly they don’t even know that that’s what they want, but when they see you they know there’s something they want. And on some level they understand what’s happening, and they have a choice then that they never had before, and sooner or later the battle will stop within them. And then, dear friends, before you know what happens, sooner than you might expect, there will be peace on Earth.

But it all starts inside, dear friends. If you see things going on in the world that bother you, that seem unjust, the solution is not to go and fight against them, to become an activist, to demonstrate against them. That’s just part of the battle, dear friends. It just adds fuel to it, and there are plenty of other people doing that.

No dear friends, when you see things in the world that you don’t like, the most profound thing you can do, the thing that will change the world faster than anything else, is to come home to you, to accept it, to see the grand games that God is playing with itself, and to rejoice in that.

Ah, dear friends, can you find the place in you where you can rejoice in the things that you perceive as evil? Just as much as in the things that you perceive as good? Ah, we know, that’s a tall order. That is a difficult assignment. But dear friends when you do, if you can find that place within you, you will do more to change the world than a hundred thousand protesters.

And more than anything else, you will find a new joy. You will find peace in your life. You will find the drama fading away, and you will find yourself face-to-face with all that you are, face-to-face with the magnificence and the grandness of who you really are.

You will find yourself falling in love with you. And dear friends, that is the grandest love that has ever existed. That is the love that will change the world, and that indeed is changing all of creation.

We are complete.

Lección 42: Más Allá de la Dualidad y el Drama
por John McCurdy
Traduccion por Maribel González

Hola y gracias por suscribirse a esta clase con derechos de autor! (Si prefiere no suscribirse a toda la clase, pero le gustaría intercambiar energía por esta lección, por favor hágalo aquí.)

Hay muchas capas dentro de este material. La capa más importante es la experiencia, más que las palabras y la información, así que para sacar el máximo provecho de ella, te animamos a que te tomes el tiempo para escuchar la grabación de arriba en lugar de sólo leer esta transcripción.

Ahora te invitamos a respirar hondo, relajarte y permitirte sentir esta experiencia.

Queridos creadores,

Una de las razones por las que las emociones son tan seductoras se debe a que crean drama, y a los humanos les encanta el drama. Oh, a los ángeles les encanta el drama también. Desde el principio, desde que ustedes salieron del hogar, han estado viviendo una realidad que han llamado “dualidad,” donde existe luz y oscuridad y bueno y malo, donde existe el bien y el mal, hombre y mujer, masculino y femenino, y donde todo en su realidad se equilibra con una fuerza contraria.

Oh, siempre han creído que si tan sólo el bien luchaba lo suficiente podría vencer al mal, y la gran batalla entre el bien y el mal se ha desatado desde antes del comienzo de los tiempos.

Pero queridos amigos, siempre tiene que haber una fuerza contraria, porque esa es la naturaleza de la dualidad. Los dos lados de la dualidad, la luz y la oscuridad, en realidad son una energía partida por la mitad, y debido a eso ninguna puede ganar. El bien es simplemente la otra cara del mal, y uno no puede existir sin el otro. Se trata de una imposibilidad.

Queridos amigos, ustedes han pasado muchas vidas tratando de ser buenos, y también han pasado muchas vidas siendo malos, porque esa es la naturaleza de la realidad. Uno de los lados de la dualidad siempre tiene que ser equilibrado por el lado opuesto, y oh, qué juego tan interesante este es creado.

A partir de ese fatídico momento cuando Todo Lo Que Era preguntó, “¿Quién soy?” y creó la pregunta y la respuesta, la dualidad original, siempre ha habido la tensión en el medio. Esa tensión creó la energía, queridos amigos, que han utilizado desde entonces para crear los juegos y dramas, y todas las experiencias que los han hecho lo que son. Oh, no es algo malo, porque ustedes se han convertido en el más sabio de todos los ángeles.

Sus experiencias, los dramas que han representado, han cambiado a Todo Lo Que Es. Han cambiado la naturaleza misma de la realidad, y los han cambiado a ustedes. Pero queridos amigos, la dualidad está llegando a su fin.

En el núcleo de todas las cosas la luz y la oscuridad se han reunido. La pregunta y la respuesta se han vuelto a juntar. El masculino y el femenino son uno de nuevo. Oh, llevará algún tiempo para que esta reunión se sienta en toda la creación. Pero ya ha ocurrido, queridos amigos. Ya ha ocurrido.

La realidad ha cambiado, y depende de ustedes tomar la decisión de vivir dentro de la nueva realidad o la vieja realidad. Muchos todavía están eligiendo vivir en la vieja realidad, porque le temen a lo nuevo. Están luchando por ello, están luchando por aferrarse a la dualidad. Están luchando la batalla entre el bien y el mal cada vez más intensamente. Están creando algunos de los dramas más intensos que nunca.

Pero queridos amigos, ustedes no tienen que vivir en esa realidad. No tienen que participar en él. Pueden optar por una realidad diferente, y pueden vivir esa nueva realidad aquí mismo en la Tierra, aquí mismo en su cuerpo humano. Ustedes pueden optar por vivir sin dualidad, y sin drama.

Oh, hay una parte de ustedes que le encanta el drama, ya que ha creado unas grandiosas experiencias para ustedes. Hay otra parte de ustedes que lo odia, porque algunas de esas experiencias no fueron muy divertidas. A veces quieren el drama sólo para acordarse que están vivos, ¿pero han notado cómo los desgasta?

Queridos amigos, hay una realidad más allá del drama. Hay una nueva realidad más allá de la batalla entre el bien y el mal, entre bueno y malo. Hay una nueva realidad más allá de la luz y la oscuridad, y lo masculino y lo femenino.

Ahora, podrían pensar que eso suena un poco aburrido. Si toman el blanco y el negro y los juntan en la dualidad, obtienen el gris. Si toman al hombre y a la mujer y los juntan, obtienen algo que no es ni uno ni otro. Pero queridos amigos, de eso no se trata.

Al ir más allá de la dualidad obtienen algo nuevo, algo completamente nuevo que nunca antes se había experimentado. Cuando juntan a la luz y a la oscuridad se podría decir que se aclaran, se aclaran como el agua. Cuando juntan al bien y al mal, más allá de la dualidad, se vuelven reales. Cuando toman las energías masculinas y femeninas y las reúnen más allá de la dualidad, se obtiene un humano divino; se obtiene un maestro que está mucho más allá de lo masculino y femenino, que encarna ambas cosas, y mucho más; que puede jugar con cualquiera de las dos energías y ser mucho más que la suma de las dos.

Al avanzar más allá de la dualidad avanzan más allá del drama, y en vez de aburrimiento, se obtiene satisfacción y gozo como nunca lo han conocido antes. Al avanzar más allá de la dualidad se obtiene su creadorazgo por completo, y todo lo relacionado con su vida cambia. Oh, su vida podría verse igual en la superficie, pero todo lo relacionado con ella cambia porque ustedes han cambiado. Su experiencia de ello cambia, y entonces comienzan a descubrir cómo es crear su vida consciente y deliberadamente.

Así que, ¿cómo avanzan más allá de la dualidad?

Bueno queridos amigos, es la misma respuesta que hemos estado dando una y otra y otra vez en este curso: hacen una elección. Eligen permitir que esto suceda, y luego vuelven a casa a ustedes. Vuelven a casa a ustedes en este momento del ahora. Aceptan todo lo que son y todo lo que alguna vez han sido, y todo lo que está sucediendo en su vida. Lo dejan ser. Respiran profundamente, y están con ustedes.

Sí, se necesita algún tiempo para que esta transformación ocurra, de lo contrario fundirían sus sistemas humanos. Se necesita algo de tiempo para liberar los hábitos que han creado desde mucho, mucho antes de que incluso llegaran a la Tierra. Pero queridos amigos, ya han tomado esa decisión, o no estarían aquí. No estarían leyendo o escuchando este material.

Ya han hecho la elección, y tan solo se encuentran a una respiración. Y cada vez que eligen volver a esa respiración, volver a este momento del ahora, a aceptar todas las cosas como son, avanzan mucho más allá de la dualidad. Cada vez que se hacen el amor, ayudan al masculino y al femenino en su interior a reunirse. Cada vez que aceptan todo lo que son, ayudan a ponerle fin a la batalla entre el bien y el mal.

Queridos amigos, no hay ganadores en esa batalla. Es hora de que termine, ya que ningún lado puede ganar. Y cuando termina la batalla el mal no dominará la Tierra, y tampoco lo hará el bien. Cuando esa batalla termina, los humanos serán libres. Cuando esa batalla termina no habrá ni bien ni mal, sino una nueva realidad donde hay gozo y paz, donde las personas están satisfechas, donde las personas viven en gozo.

Así que vuelvan a casa a ustedes, queridos amigos. No se puede detener la batalla tomando partidos. No se puede detener la batalla luchando contra ella. Pero cuando se aman a sí mismos, cuando aceptan todo acerca de ustedes y todo lo relacionado con su vida, y todo lo que son o lo que han sido alguna vez, entonces la batalla se detiene dentro de ustedes. Y entonces emiten un nuevo potencial para todas las personas que los rodean, y ellos los miran y dicen, “¡Quiero un poco de eso!”

En la mayoría de los casos ellos ni siquiera saben que eso es lo que quieren, pero cuando los ven saben que hay algo que ellos quieren. Y en algún nivel entienden lo que está pasando, y tienen una elección entonces que nunca habían tenido antes, y tarde o temprano la batalla se detendrá en su interior. Y entonces, queridos amigos, antes de que lo sepan, antes de lo que lo cabría esperar, habrá paz en la Tierra.

Pero todo comienza en el interior, queridos amigos. Si ustedes ven cosas que suceden en el mundo que les molesta, que parecen injustas, la solución no es salir y luchar contra ellas, convertirse en un activista, manifestarse en contra de ellas. Eso es sólo parte de la batalla, queridos amigos. Sólo le echa leña, y existe un montón de personas haciendo eso.

No queridos amigos, cuando ven cosas en el mundo que no les gusta, lo más profundo que pueden hacer, lo que cambiará el mundo más rápido que cualquier otra cosa, es volver a casa a ustedes, aceptarlo, ver los grandiosos juegos que Dios está jugando consigo mismo, y regocijarse en ello.

Ah, queridos amigos, ¿pueden encontrar el lugar dentro de ustedes donde pueden regocijarse de las cosas que perciben como malas? ¿Tanto como de las cosas que perciben como buenas? Ah, lo sabemos, es un verdadero desafío. Es una tarea difícil. Pero queridos amigos, cuando lo hacen, si pueden encontrar ese lugar en su interior, harán más por cambiar al mundo que un centenar de miles de manifestantes.

Y más que nada, ustedes van a encontrar un nuevo gozo. Ustedes van a encontrar paz en su vida. Van a ver al drama esfumarse, y se van a encontrar cara a cara con todo lo que son, cara a cara con la magnificencia y la grandeza de quien realmente son.

Se van a encontrar enamorándose de ustedes mismos. Y queridos amigos, ese es el amor más grandioso que alguna vez ha existido. Ese es el amor que va a cambiar al mundo, y que de hecho está cambiando toda la creación.

Somos completos.