Creatorship 101

A Course on Becoming the Creator that You Are

Click the arrow to play the recording.
Lesson 49: Let Grace Take Care of Tomorrow
by John McCurdy

Hello, and thank you for subscribing to this copyrighted class! (If you would prefer not to subscribe to the entire class, but would like to exchange energy for this lesson, please do so here.)

There are many layers within this material. The most important layer is the experience, rather than the words and information, so to get the most from it we encourage you to take the time to listen to the recording above instead of just reading this transcript.

Now we invite you to take a deep breath, relax and allow yourself to feel this experience.

I am that I am.

I am John, and I speak as much more than John. I speak as John’s soul. I speak as John’s very essence. I speak from the combined wisdom of many, many lifetimes on Earth, and of many experiences before Earth was even created.

I speak from the wisdom of all that was, and of all that is. And dear friends, I speak from the wisdom of all that you are. You could say that I speak to you from the wisdom of the divine feminine. And to you, dear humans, it does indeed seem feminine. But in truth I speak from the integration of the feminine and the masculine, from the integration of all that I am.

Dear creators, in this message we wish to speak to you some more about what it’s like to live in grace.

So many of you hear us talk about grace, and you want it. You want it so badly. You want to know your own soul. You want to bring the gentleness and the ease of grace into your life. And then things start changing, and you panic.

You see dear friends, your life cannot change while it’s still going in the same direction it’s always gone in. You’re so used to a life of struggle that if you want grace to come in, you have to allow your life to change. Everything has to change, dear friends, because grace and struggle can’t coexist. As long as you’re struggling, the grace can’t come.

And so you call for grace. You plead for grace in your life, and sometimes you feel a taste of it. But then perhaps you lose your job, or your business dries up, and suddenly you find that the money you’re used to isn’t coming in and you don’t know how the bills are going to get paid.

Dear friends, this is where grace is beginning to come into your life, but you have to allow the changes to happen. Your mind doesn’t know how the bills are going to get paid, but your soul does. Your soul might even know that the only way to move you, the only way to teach you about grace and to get you into a place where grace can truly work in your life, is for some of those bills to not get paid. Can you allow that to happen?

Oh, it’s really difficult, we know. John knows. He’s been there. He’s been through it. But dear friends, you’ve built your whole life on struggle. You’ve built your whole life on thinking that you have to conquer life; that you have to go out and battle with your problems; that you have to work hard in order to earn a living, in order to allow a little piece of the abundance that is your natural birthright, dear friends.

That’s why we talked in other lessons about the phase so many of you go through that we call “deconstruction.” Your old life has to be deconstructed in order to allow Grace to come in.

Now, this process can happen very gracefully. It can simply flow from one moment to the next, if you let it. But so often you come to this place and you can’t see the future, you can’t see how things are going to work out, and so you panic. You come to this place of feeling that you need to commit to yourself, that you need to trust yourself—because that’s where the grace comes from, dear friends—but you can’t see how it’s going to work out, and so you panic.

You go and get another job that doesn’t feel good. You leap into action. You say, “I must do something! I must somehow bring in some money to pay these bills, to take care of these problems!” And suddenly you’re so busy, so miserable, so outside of your own self, that grace can’t come in. And all of the solutions that were right there, they’re gone.

They’re not really gone, dear friends, but you’re not where they can find you. You’re not there anymore. You’re off somewhere battling your demons. You’re not present, and so the solutions can’t come to you.

You see dear creators, it’s up to you. It’s completely up to you. You can either allow Grace to come, or you can try to fix it yourself. But when you try to fix it yourself you’re acting from your mind. Your mind can only see one or two potentials, and you focus on those one or two extremely limited potentials and you block out the many, many other graceful potentials that could’ve come in.

Yes, we know it’s scary. It’s scary to trust yourself, to truly be with yourself, to honor yourself, to nurture yourself in this moment, when tomorrow the mortgage payment is due and you don’t have any money. For the human that can be terrifying, but that’s because the human doesn’t remember who you truly are. That’s because the human cannot see all the amazing potentials that are waiting for you, waiting for you to be present enough with yourself to allow them to come in.

You say, “But I want it to be easy! I don’t want to lose my home! I don’t want to have to struggle anymore!”

And we say, dear creators, make it easy! But when you go to battle with the problems, it’s not easy anymore.

In this moment right now it can be easy. It can be as easy as saying to yourself: I don’t know what’s going to happen tomorrow, but right now in this moment I’m alive, and I am going to enjoy this moment. I am going to enjoy the things that I have in this moment. I’m going to enjoy the abundance in so many areas of my life that I have in this moment. I’m going to breathe it in and feel it, and celebrate it. And I’m going to be happy and content in this moment, because this moment is all there is.

Dear friends, it’s never the circumstances that stress you out. Stress is a state of mind. It can be there whether have lots of money or whether you have none at all, but it’s not about how much money you have. It’s about living in the future, or in the past.

Stress comes when you avoid living right here and right now. It comes when you avoid being with yourself, when you avoid feeling your feelings, feeling all those scared aspects from your past. It comes when you go to battle with your perception of what the future is about to be like, when you go to battle to try to solve the problems in your life. But you can push the “easy” button right now, simply by accepting what is right now and being present with yourself, feeling yourself, celebrating the abundance in your life right now.

A few years ago dear John was in this kind of a situation. His rent was past due. He only had a couple of days before he was pretty sure his landlord would tell him to leave, and John was panicking. John had been going through a period of inner work, of intense integration on the inside, and because of that his business had slowed down and the money just wasn’t there. Other bills were getting behind, and John was screaming at us: “Why do I have to go through this again? I’ve been through it before, so many times. Why? Why do I have to go through it again?” John said, “I don’t want to be here if this is how life is going to be! I’d rather leave.”

And we said, “Dear John, you can leave if you want to. You’ve completed everything that you came to Earth to do, and you can leave any time you want if that is your choice. But dear John, what if you were to just be alive for a few more days? You don’t know what’s going to happen next week, but right now you live in a beautiful home. Right now you have everything you need in your life. You have a beautiful life that is the envy of many people, and how do you know what’s going to happen next week? How do you know what your landlord is going to say to you? Can you trust that when next week comes you’ll know what to do, and that it will flow easily? And can you let go of that and come back to NOW, and simply enjoy life in this beautiful home right now?”

John made that choice. He came back to himself. He took time for himself. He chose to simply enjoy everything that he had in that moment. He said, “I don’t know what’s going to happen next week. I might have to move, but if I do I’ll trust that I’ll know what to do then. Right now I’m going to enjoy what I have in this moment.”

Dear friends, there is always so much abundance in your life! If you look around—it doesn’t matter if you’re living on the street, there’s still so much abundance in your life. Just being alive on Earth is such an incredible blessing, such an amazing experience! And if you be present with that, it opens the door to things you cannot even imagine right now.

As it turned out John’s landlord didn’t ask him to move. He said, “I know you’ll work it out.” And sure enough, John’s business started picking up again and soon he was able to pay the rent, to catch up on what had been behind, and John learned an important lesson. He learned that when the future looks impossible, the solution is to come back to NOW. To come back to himself and to celebrate the life that is here right now—the beauty and the abundance in all the ways that it’s showing up right now—and to trust that where it seems to be lacking it’s just an illusion, because the solutions are coming. Solutions that he can’t even imagine.

John has learned that there is nothing more important than being home with himself. He’s learned that grace isn’t something you have to reach for, that you have to strive for. It is your natural state dear friends, and it’s just there when you come home to you; when you lay down your sword and stop battling with life and with you problems, and simply be with you, and with the beauty of life.

Dear friends, with grace comes change. With grace comes the unknown, or at least it is unknown to your mind. But you can know this with absolute certainty: if you trust yourself enough to be in the now, to let go of the problems and the unknowns of the future, you can be certain that the future will unfold in a graceful and beautiful way. You can know that whatever changes come, they will fall into place in a graceful and beautiful way. But it can only happen if you treat yourself with grace, if you trust yourself enough to allow the grace, to allow the unknown to be there without trying to fix it.

Yes, it’s possible that you might lose your home tomorrow. Could you trust that perhaps it’s because your soul knows that there’s a better home waiting for you? And could you trust that everything along the way is going to unfold and fall into place with ease and grace? In beautiful perfection?

Your mind cries out, “But I can’t see how that could possibly happen! I don’t see where the money is coming from! I don’t know what I’ll do if I have to move out! What about my pets, or my children? What will I do with them? How will I take care of them? How will I feed my family?”

And for many of you dear friends, your mind is crying out right now: “I’ve been through this so many times before. I thought I’d gotten past it. Must I go through it all over again?”

Dear friends, you must go through it again until you find the place where it doesn’t matter, until you find the place where you know that it’s all going to work out and it doesn’t matter how, because until you find that place you keep turning back to the battle. Your mind keeps taking things into its own hands, so to speak, taking you out of the moment and away from yourself, and away from the life that you have right now. And then you’re not present for the graceful solutions, and they can’t find you.

Some of you are saying, “But what about my honor? What about the commitments I’ve made to other people?” Oh, dear John has tormented himself with this question many, many, many times.

Dear friends, we have to ask you what is more important: how other people perceive you, or your ability to be with yourself? Is it more important for others to see you as honorable, or for you to find your enlightenment?

As long as your honor, or your reputation, is more important than you, then you’re going to live in misery. Grace will not be able to come into your life, because grace requires absolute trust of self. Grace comes when you are willing to love yourself above all others.

When you do that dear friends, when you make yourself your first priority, when you’re willing to let go of your honor if that’s what it takes, when you’re willing to let go of anything that keeps you away from yourself, then grace can come in. And then all of those other things can resolve themselves in beautiful ways, in graceful ways. Then you will find real honor. Then you will find people treating you with a whole new level of respect, because they’ll want what you have.

But whatever you hold onto dear friends, whether it is your home or your good name, whatever it is, the circumstances of your life will conspire to tear it away from you until you are ready to let go. When it no longer matters is when grace can come in. But as long as these things, these things outside of you, these things that are part of your identity; as long as you’re holding onto them, making them more important than you, than this moment, grace can’t come, because you’re still fighting a battle. You’re fighting a battle with yourself, and there is no grace in battle.

Come home to you, dear friends. Come back to this moment. Allow the changes to happen, and trust yourself. Allow the changes to take you where they may, and you’ll find that they’re full of beauty. You’ll discover that the unknown isn’t really unknown at all. The details are unknown, but you’ll discover that you know what it’s going to feel like, and it’s going to be really good.

Take a deep breath, dear friends.

Creating is so simple. It is as simple as letting go of the past, as letting go of everything you’ve ever known.

You see dear friends, most people go through life creating the same thing over and over and over again, because that’s what’s comfortable. It’s what they’re familiar with. Even though they hate it, even though they’re miserable, it’s what they know so they keep creating it over and over again. Then they cry out, “Why can’t I create my life the way I want it to be?”

And then life starts to change, to become what they want it to be, and they panic. Their minds can’t see how it could possibly happen, so they panic and they pull back, and they create the same miserable thing over and over again. You can break that cycle, dear friends. You can make a choice. You can make a commitment to yourself.

For dear friends, in this day and age, at this time in your evolution, there is only one commitment that matters anymore, and that is the commitment to yourself. Every other commitment has to go. At some point you will have to break it, because in order to find your enlightenment, in order to find your creatorship, you have to make a commitment to yourself before any other.

When you make that commitment, when you make that choice that says, I am going to be true to me, no matter what. I am going to do the things that bring me joy, no matter if everything around me falls apart. I am going to live in this moment and enjoy what I have, no matter what might happen tomorrow, because loving and nurturing myself in this moment is more important than anything else; because my mind can’t see what the future holds, or how to get to the life that I want, so I’m going to live that life right now, right here with what I have.

When you make that commitment, dear friends, to you, your life will change. It will be scary for your mind, but if you let it happen—if you hold true to that commitment—you’ll discover a whole new life of beauty and wonder and absolute grace. It might not look anything like what you thought it should look like, but it will be amazing, dear friends. It will be better than anything you ever imagined.

The more you honor that commitment to you, the more you trust yourself, the more you trust grace, the more gracefully the changes will happen. They don’t have to be dramatic or traumatic. They can be easy. They can be graceful, unless you resist them. Unless you hold on. Then they’ll be traumatic, because everything you hold onto has to be torn away. It’s not some God tearing it away. It’s not us tearing it away. It’s you, dear friends, because a deeper part of you knows that there’s no other path for you anymore.

Are you ready to allow the change? Are you ready to allow the unknown to come into your life? Are you ready to breathe with the unknown, and with your mind as it tries so hard to figure out what’s going to happen? Can you soothe it? Can you say, Dear mind, I don’t know how all the problems that you see are going to work out, but I know they’re going to. And it doesn’t matter, because in this moment I’m alive and my life is full of beauty, if I can just stop looking at the problems long enough to see the beauty.

That is what being a creator is about, dear friends. It’s not about going out and demanding that life conform to your every whim and wish. A real creator doesn’t do that. It doesn’t work.

A real creator revels in the life that he has right now. A real creator stops and smells the roses that are all around her right now, because what good is creation if you don’t take the time to experience it?

And then, dear friends, grace comes, and grace conforms to those experiences that you’re focusing on. It brings you more roses to smell, more beauty to see, more life to experience, and it happens gracefully and easily.

It isn’t life that is hard, dear friends. It’s your mind, and your mind’s expectations of life. And as you let those go, as you surrender to grace, to the wisdom and grace of your own soul, then life becomes easy. It becomes graceful.

Take a deep breath, dear friends.

Feel the grace that is already in your life. Take time. Take time with yourself today. Take time to just enjoy the good things that are in your life right now, and allow Grace to take care of tomorrow.

We are complete.

Lección 49: Dejen que la Gracia Se Encargue del Mañana
por John McCurdy
Traduccion por Maribel González

Hola y gracias por suscribirse a esta clase con derechos de autor! (Si prefiere no suscribirse a toda la clase, pero le gustaría intercambiar energía por esta lección, por favor hágalo aquí.)

Hay muchas capas dentro de este material. La capa más importante es la experiencia, más que las palabras y la información, así que para sacar el máximo provecho de ella, te animamos a que te tomes el tiempo para escuchar la grabación de arriba en lugar de sólo leer esta transcripción.

Ahora te invitamos a respirar hondo, relajarte y permitirte sentir esta experiencia.

Yo soy el que yo soy.

Yo soy John, y hablo como mucho más que John. Hablo como el alma de John. Hablo como la mismísima esencia de John. Hablo desde la sabiduría combinada de muchas, muchas vidas en la Tierra, y de muchas experiencias antes de que la Tierra fuera siquiera creada.

Hablo desde la sabiduría de todo lo que era, y de todo lo que es. Y queridos amigos, hablo desde la sabiduría de todo lo que ustedes son. Se podría decir que les hablo desde la sabiduría de lo divino femenino. Y para ustedes, queridos humanos,  ciertamente parece femenino. Pero en verdad hablo desde la integración de lo femenino y lo masculino, desde la integración de todo lo que yo soy.

Queridos creadores, en este mensaje deseamos hablarles un poco más de cómo es vivir en gracia.

Algunos de ustedes nos escuchan hablar de la gracia, y la quieren. La quieren tanto. Quieren conocer a su propia alma. Quieren introducir la gentileza y la facilidad de la gracia a su vida. Y entonces las cosas empiezan a cambiar, y entran en pánico.

Miren queridos amigos, su vida no puede cambiar mientras esté dirigiéndose en la misma dirección en la que siempre ha ido. Están tan acostumbrados a una vida de lucha que si quieren que la gracia entre, tienen que permitir que su vida cambie. Todo tiene que cambiar, queridos amigos, porque la gracia y la lucha no pueden coexistir. Siempre y cuando estén luchando, la gracia no puede llegar.

Y así llaman a  la gracia. Suplican por la gracia en su vida, y a veces sienten un poco de ella. Pero entonces quizás pierden su empleo, o su negocio se consume, y de repente se encuentran con que el dinero al que están acostumbrados no está entrando y no saben cómo se van a pagar las cuentas.

Queridos amigos, aquí es donde la gracia está empezando a entrar en su vida, pero tienen que permitir que se produzcan los cambios. Su mente no sabe cómo se van a pagar las cuentas, pero su alma sí. Su alma podría incluso saber que la única manera de conmoverlos, la única manera de enseñarles sobre la gracia y llevarlos a un lugar donde la gracia pueda realmente trabajar en su vida, es que no se paguen algunas de esas cuentas. ¿Pueden permitir que eso pase?

Oh, es muy difícil, lo sabemos. John lo sabe. Él ha estado ahí. Él ha pasado por ello. Pero queridos amigos, ustedes han construido su vida entera en la lucha. Han construido su vida entera pensando que tienen que conquistar la vida; que tienen que salir y luchar con sus problemas; que tienen que trabajar duro para ganarse la vida, para permitir un pequeño pedazo de la abundancia que es su derecho de nacimiento natural, queridos amigos.

Por eso hablamos en otras lecciones de la fase que tantos de ustedes pasan que nosotros llamamos “deconstrucción”. Su antigua vida tiene que ser desestructurada   para permitir que la Gracia entre.

Ahora, este proceso puede ocurrir con mucha gracia. Puede simplemente fluir de un momento al siguiente, si lo permiten. Pero muy a menudo llegan a este lugar y no pueden ver el futuro, no pueden ver cómo se van a solucionar las cosas, así que entran en pánico. Llegan a este lugar de sentir que tienen que comprometerse consigo mismos, que tienen que confiar en sí mismos—porque de ahí proviene la gracia, queridos amigos—pero no pueden ver cómo se resolverá, y entonces entran en pánico.

Salen y consiguen otro empleo que no se siente bien. Saltan a la acción. Dicen, “¡Debo hacer algo! ¡De alguna manera debo traer algo de dinero para pagar estas cuentas, para encargarme de estos problemas! Y de repente están tan ocupados, tan infelices, tan fuera de su propio sí mismo, que la gracia no puede entrar. Y todas las soluciones que estaban justo ahí, desaparecen.

En realidad no han desaparecido, queridos amigos, sino que ustedes no están donde ellas los puedan encontrar. Ustedes ya no están ahí. Están en algún lugar luchando contra sus demonios. No están presentes, así que las soluciones no les pueden llegar.

Miren queridos creadores, depende de ustedes. Depende completamente de ustedes. Ustedes pueden ya sea permitir que la Gracia llegue, o pueden tratar de arreglarlo ustedes mismos. Pero cuando tratan de arreglarlo ustedes mismos están actuando desde su mente. Su mente sólo puede ver uno o dos potenciales, y ustedes se enfocan en esos uno o dos potenciales extremadamente limitados y bloquean los muchos, muchos otros potenciales llenos de gracia que pudieron haber entrado.

Sí, sabemos que da miedo. Da miedo confiar en ustedes mismos, estar verdaderamente consigo mismos, honrarse a sí mismos, alentarse a sí mismos en este momento, cuando mañana el pago de la hipoteca vence y no tienen dinero. Para el humano eso puede ser aterrador, pero eso se debe a que el humano no recuerda quien realmente es. Eso se debe a que el humano no puede ver todos los potenciales asombrosos que les esperan, esperando a que ustedes estén lo suficientemente presentes consigo mismos para permitirles entrar.

Ustedes dicen, “¡Pero quiero que sea fácil! ¡No quiero perder mi casa! ¡No quiero tener que luchar más!”

Y decimos, queridos creadores, ¡háganlo fácil! Pero cuando van a luchar contra los problemas, ya no es fácil.

En este momento ahora mismo puede ser fácil. Puede ser tan fácil como decirse a sí mismos: No sé lo que vaya a pasar mañana, pero ahora mismo en este momento estoy vivo, y voy a disfrutar este momento. Voy a disfrutar las cosas que tengo en este momento. Voy a disfrutar la abundancia en tantas áreas de mi vida que tengo en este momento. Voy a inhalarlo y a sentirlo, y a celebrarlo. Y voy a ser feliz y a estar contento en este momento, porque en este momento esto es lo que hay.

Queridos amigos, nunca son las circunstancias las que los estresan. El estrés es un estado mental. Puede estar ahí ya sea que tengan mucho dinero o ya sea que no tengan nada en absoluto, pero no se trata de cuánto dinero tienen. Se trata de vivir en el futuro, o en el pasado.

El estrés llega cuando evitan vivir aquí mismo y ahora mismo. Llega cuando evitan estar consigo mismos, cuando evitan sentir sus sentimientos, sentir todos esos aspectos atemorizados de su pasado. Llega cuando van a pelearse contra su percepción de lo que el futuro está a punto de parecerse, cuando van a la batalla para tratar de resolver los problemas en su vida. Pero pueden presionar el botón “de fácil” ahora mismo, simplemente aceptando lo que es ahora mismo y estando presentes consigo mismos, sintiéndose a sí mismos, celebrando la abundancia en su vida ahora mismo.

Hace unos años el querido John estaba en este tipo de situación. Su alquiler estaba atrasado. Sólo tenía un par de días antes de que él estuviera bastante seguro de que su casero le dijera que se fuera, y John estaba entrando en pánico. John había estado pasando por un periodo de trabajo interno, de integración intensa por dentro, y debido a eso su negocio había disminuido y el dinero simplemente no estaba ahí. Otras cuentas se estaban atrasando, y John nos gritaba: “¿Por qué tengo que pasar por esto de nuevo? Ya lo he pasado antes tantas veces. ¿Por qué? ¿Por qué tengo que pasar por ello de nuevo?” John dijo, “¡No quiero estar aquí si así va ser la vida! Prefiero irme.”

Y nosotros dijimos, “Querido John, puedes irte si quieres. Has completado todo lo que viniste a la Tierra a hacer, y puedes irte cualquier momento que lo desees si esa es tu elección. Pero querido John, ¿qué pasaría si sólo fueras a estar vivo por unos cuantos días más? No sabes lo que va a pasar la próxima semana, pero ahora mismo vives en una casa hermosa. Ahora mismo tienes todo lo que necesitas en tu vida. Tienes una vida hermosa que es la envidia de muchas personas, ¿y cómo sabes lo que pasará la próxima semana? ¿Cómo sabes lo que te va a decir tu casero? ¿Puedes confiar en que cuando llegue la próxima semana sabrás qué hacer, y que fluirá fácilmente? ¿Y puedes soltar eso y volver al AHORA, y simplemente disfrutar la vida en esta hermosa casa ahora mismo?

John tomó esa decisión. Regresó a sí mismo. Se dedicó tiempo. Eligió simplemente disfrutar de todo lo que tenía en ese momento. Dijo, “No sé lo que pasará la próxima semana. Tal vez tenga que mudarme, pero si lo hago confiaré en que sabré qué hacer entonces. Ahora mismo voy a disfrutar de lo que tengo en este momento.”

Queridos amigos, ¡siempre hay tanta abundancia en su vida! Si miran a su alrededor—no importa si están viviendo en la calle—todavía hay tanta abundancia en su vida. ¡El solo hecho de estar vivos en la Tierra es una bendición tan increíble, una experiencia tan asombrosa! Y si están presentes con eso, abre la puerta a cosas que ni siquiera pueden imaginar ahora.

Al final resultó que el casero de John no le pidió que se mudara. Dijo, “Sé que lo resolverás.” Y, por supuesto, el negocio de John empezó a surgir de nuevo y pronto pudo pagar el alquiler, ponerse al día con lo que tenía atrasado, y John aprendió una importante lección. Aprendió que cuando el futuro parece imposible, la solución es regresar al AHORA. Regresar a sí mismo y celebrar la vida que está aquí ahora mismo—la belleza y la abundancia en todas las formas en que se está apareciendo ahora mismo—y a confiar en que donde parece haber carencia es sólo una ilusión, porque las soluciones llegan. Las soluciones que él ni siquiera puede imaginar.

John ha aprendido que no hay nada más importante que estar en casa consigo mismo. Ha aprendido que la gracia no es algo que uno tiene que alcanzar, por lo que uno tiene que luchar. Es un estado natural queridos amigos, y simplemente está ahí cuando vuelven a casa a ustedes; cuando ponen abajo su espada y dejan de luchar contra la vida y contra sus problemas, y simplemente están con ustedes, y con la belleza de la vida.

Queridos amigos, con la gracia llega el cambio. Con la gracia llega lo desconocido, o al menos es desconocido para su mente. Pero pueden saber esto con absoluta certeza: si confían en sí mismos lo suficiente para estar en el ahora, para dejar ir los problemas y las incógnitas del futuro, pueden estar seguros de que el futuro se desarrollará de una manera grácil y hermosa. Pueden saber que cualquier cambio que llegue, caerá en su sitio de una manera grácil y hermosa. Pero sólo puede ocurrir si se tratan a sí mismos con gracia, si confían en sí mismos lo suficiente para permitir la gracia, para permitir que lo desconocido esté ahí sin tratar de arreglarlo.

Sí, es posible que pudieran perder su casa mañana. ¿Pueden confiar en que quizás se deba a que su alma sabe que hay una casa mejor esperándolos? ¿Y podrían confiar en que todo a lo largo del camino se va a desarrollar y caer en su sitio con facilidad y gracia? ¿Y en perfección hermosa?

Su mente grita, “¡Pero no puedo ver cómo es posible que eso pase! ¡No veo de dónde vendrá el dinero! ¡No sé lo que haré si tengo que mudarme! ¿Y qué pasa con mis mascotas, o mis hijos? ¿Qué haré con ellos? ¿Cómo los cuidaré? ¿Cómo alimentaré a mi familia?”

Y muchos de ustedes queridos amigos, su mente está gritando ahora mismo: “He pasado por esto tantas veces antes. Pensé que lo había superado. ¿Debo pasarlo de nuevo?”

Queridos amigos, deben pasarlo de nuevo hasta que encuentren el lugar donde no importa, hasta que encuentren el lugar donde saben que todo se solucionará y no importa cómo, porque hasta que encuentren ese lugar siguen volviendo a la batalla. Su mente sigue tomando las cosas en sus propias manos, por así decirlo, sacándolos del momento y alejándolos de sí mismos, y alejándolos de la vida que tienen ahora mismo. Y entonces no están presentes para las soluciones con gracia, y ellas no los pueden encontrar.

Algunos de ustedes están diciendo, “¿Pero qué pasa con mi honor? ¿Qué pasa con los compromisos con otra gente? Oh, el querido John se atormentaba a sí mismo con esta pregunta muchas, muchas, muchas veces.

Queridos amigos, tenemos que preguntarles qué es más importante: ¿cómo los perciben otras personas, o su capacidad de estar consigo mismos? ¿Es más importante que otros los vean como honorables, o que ustedes encuentren su iluminación?

Siempre y cuando su honor, o su reputación, sean más importantes que ustedes, entonces van a vivir en la miseria. La gracia no podrá entrar en su vida, porque la gracia requiere absoluta confianza del sí mismo. La gracia llega cuando ustedes están dispuestos a amarse sobre todos los demás.

Cuando hacen eso queridos amigos, cuando se convierten a sí mismos en su primera prioridad, cuando están dispuestos a soltar su honor si eso es lo que se requiere, cuando estén dispuestos a soltar cualquier cosa que los mantenga alejados de sí mismos, entonces la gracia puede entrar. Y entonces todas esas otras cosas pueden resolverse por sí mismas de maneras hermosas, de maneras con gracia. Entonces sentirán verdadero honor. Entonces encontrarán a las personas tratándolos con un nivel totalmente nuevo de respeto, porque ellos van a querer lo que ustedes tienen.

Pero a lo que sea que se aferren queridos amigos, ya sea su casa o su buen nombre, lo que sea, las circunstancias de su vida conspirarán para arrancarlo de ustedes hasta que estén listos para soltar. Cuando ya no importe es cuando la gracia puede entrar. Pero siempre y cuando estas cosas, estas cosas fuera de ustedes, estas cosas que son parte de su identidad; siempre y cuando se estén aferrando a ellas, haciéndolas más importantes que ustedes, que este momento, la gracia no puede llegar, porque todavía están peleando una batalla. Están peleando una batalla contra sí mismos, y no hay ninguna gracia en la batalla.

Vuelvan a casa a ustedes, queridos amigos. Regresen a este momento. Permitan que los cambios se produzcan, y confíen en sí mismos. Permitan que los cambios los lleven donde sea, y encontrarán que ellos están llenos de belleza. Descubrirán que lo desconocido no es desconocido en absoluto. Los detalles son desconocidos, pero descubrirán que saben cómo se va a sentir, y va a ser en verdad bueno.

Respiren profundamente, queridos amigos.

Crear es tan sencillo. Es tan sencillo como dejar ir el pasado, como dejar ir todo lo que alguna vez han conocido.

Miren queridos amigos, la mayoría de las personas pasan por la vida creando lo mismo una y otra y otra y otra vez, porque eso es lo que es cómodo. Es con lo que están familiarizados. Aunque lo odien, aunque sean infelices, es lo que conocen así que siguen creándolo una y otra y otra vez. Luego gritan, “¿Por qué no puedo crear mi vida de la manera que quiero que sea?”

Y entonces la vida comienza a cambiar, a volverse en lo que ellos quieren que sea, y entran en pánico. Sus mentes no pueden ver cómo puede pasar, así que entran en pánico y se retiran, y crean la misma cosa infeliz una y otra vez. Ustedes pueden romper el ciclo, queridos amigos. Pueden hacer una elección. Pueden comprometerse consigo mismos.

Porque queridos amigos, hoy en día, en este momento en su evolución, sólo existe un compromiso que importe, y ese es el compromiso consigo mismo. Cualquier otro compromiso tiene que irse. En algún momento tendrán que romperlo, porque para encontrar su iluminación, para encontrar su creadorazgo, tienen que comprometerse consigo mismo antes que con cualquier otro.

Cuando hacen ese compromiso, cuando hacen esa elección que dice, voy a ser fiel a mí mismo, sin importar qué. Voy a hacer las cosas que me traen gozo, sin que importe si todo a mí alrededor se desmorone. Voy a vivir en este momento y disfrutar de lo que tengo, sin que importe lo que podría pasar mañana, porque amarme y alentarme en este momento es más importante que cualquier otra cosa; porque mi mente no puede ver lo tiene el futuro, o cómo llegar a la vida que quiero, así que voy a vivir esa vida ahora mismo, aquí mismo con lo que tengo.

Cuando se hacen ese compromiso, queridos amigos, su vida cambiará. Será atemorizante para su mente, pero si dejan que pase—si se mantienen fieles a ese compromiso—van a descubrir una vida totalmente nueva de belleza y maravilla y absoluta gracia. Puede que no se parezca en nada a lo que pensaron que debería parecerse, pero será asombroso, queridos amigos. Será mejor que cualquier cosa que alguna vez imaginaron.

Entre más honren ese compromiso a ustedes mismos, más confían en sí mismos, más confían en la gracia, con más gracia se producirán los cambios. No tienen que ser dramáticos o traumáticos. Pueden ser fáciles. Pueden ser con gracia, a menos que se resistan a ellos. A menos que se aferren. Entonces serán traumáticos, porque todo a lo que se aferren tiene que ser arrancado. No es algún Dios arrancándolo. No somos nosotros arrancándolo. Es ustedes, queridos amigos, porque una parte más profunda de ustedes sabe que no hay ningún otro camino para ustedes ya.

¿Están listos para permitir el cambio? ¿Están listos para permitir que lo desconocido entre en su vida? ¿Están listos para respirar con lo desconocido, y con su mente mientras se esfuerza mucho por averiguar lo que va a pasar? ¿Pueden calmarla? Pueden decir, Querida mente, no sé cómo se van a solucionar todos los problemas que ves, pero sé que lo harán. Y no importa, porque en este momento estoy vivo y mi vida está llena de belleza, si tan sólo pudiera dejar de ver los problemas el tiempo suficiente para ver la belleza.

De eso se trata ser un creador, queridos amigos. No se trata de salir y exigir que la vida se ajuste a su cada antojo y deseo. Un verdadero creador no hace eso. No funciona.

Un verdadero creador se deleita en la vida que tiene ahora mismo. Un verdadero creador se detiene y huele las rosas que están a todo su alrededor ahora mismo, ¿porque de qué sirve la creación si no le dedican tiempo a experimentarla?

Y entonces, queridos amigos, la gracia llega, y la gracia se ajusta a esas experiencias en las que se están enfocando. Les trae más rosas para que huelan, más belleza para ver, más vida para experimentar, y sucede con gracia y fácilmente.

No es la vida que es difícil, queridos amigos. Es su mente, y las expectativas de su mente de la vida. Y a medida que las sueltan, a medida que se entreguen a la gracia, a la sabiduría y la gracia de su propia alma, entonces la vida se vuelve fácil. Se vuelve grácil.

Respiren profundamente, queridos amigos.

Sientan la gracia que ya está en su vida. Dediquen tiempo. Dedíquense tiempo hoy. Dediquen tiempo a sólo disfrutar de las cosas buenas que están en su vida ahora mismo, y permitan que la Gracia se encargue del mañana.

Somos completos.