Creatorship 101

A Course on Becoming the Creator that You Are

Click the arrow to play the recording.
Lesson 6: A Creator Takes Inspired Action
by John McCurdy

Hello, and thank you for subscribing to this copyrighted class! (If you would prefer not to subscribe to the entire class, but would like to exchange energy for this lesson, please do so here.)

There are many layers within this material. The most important layer is the experience, rather than the words and information, so to get the most from it we encourage you to take the time to listen to the recording above instead of just reading this transcript.

Now we invite you to take a deep breath, relax and allow yourself to feel this experience.

Dear creators, we’ve talked much in this journey about acceptance, and about trust, and about making choices; and always our focus comes back to acceptance, for that is the key to reclaiming your creatorship. But by acceptance we do not mean surrender. We do not mean lying down and letting the world run over you. Oh, very much the contrary!

You must begin with acceptance, because until you can accept what is in your life, until you can accept what you have created and acknowledge that you have created it, until that point you are at war with yourself. And as a wise man once said, a house divided against itself cannot stand.

To reclaim your creatorship requires trust, and trust requires acceptance. To make choices requires trust. It requires a great deal of trust in yourself, and to trust in yourself requires acceptance. You cannot trust yourself unless you are willing to accept all that you are and all that you have created, and so we keep coming back to acceptance, for that is where it all starts.

In this lesson we wish to talk about action, for a choice without action is meaningless. A choice without action is a mental game. It’s a trick, and it goes nowhere.

A creator acts on his or her choices. But, and this is very important, a creator takes inspired action.

We asked you to focus first on the small choices, or at least the small seeming choices, because they are in fact the biggest choices, the most difficult choices, that you will ever make. We asked you to choose to accept all things as they are, and to keep on coming back to that choice, and to keep on acting upon that choice. For you can say to yourself (or to us), I choose to accept all things as they are, and then if you immediately turn around and complain about something that is, well that choice just went nowhere.

A creator says, I choose to accept all things as they are, and then he or she turns to those things that are uncomfortable in his or her life and says, I choose to accept you. I choose to find a way to stop complaining about you. I choose to find a way to accept you, to welcome you into my life, just the way you are.

It matters not whether it is a person, an event, or a circumstance; it matters not whether it is a pain in your body, or a disease; it matters not what it is. A creator chooses to accept it, to see it as good, and then the creator acts on that choice.

Now in that acceptance, some interesting things are going to happen. When you stop the battle it frees up the energy, and it’s going to start moving. When you act on that choice to accept things, all things, just as they are, they’re going to start shifting and changing. You’re going to begin to see things that you hadn’t seen before, because you were too focused on trying to get them out of your life that you couldn’t see why they were there.

And chances are, you’re going to see some new possibilities. You’re going to see the gift that is in this thing, and you’re going to find yourself with a whole new set of possibilities, a whole new set of choices to make, and a whole new set of potentials. But you have to start with ending the battle.

Most humans spend ninety percent of their time complaining about the things that are in their lives, and so they never find the gifts in those things. And they miss out on ninety percent of the potentials that are available to them, the wonderful potentials, the potentials that will take them to whole new levels in their life and to whole new opportunities.

When many people think of action and choices, they immediately correlate it with making choices that don’t feel good and pushing themselves to act in ways that don’t feel good. Then when that doesn’t work out so well, or when they have trouble getting themselves to do it, they think they are lazy or that there is something wrong with them. But dear friends, we want you to hear this:

There is no such thing as laziness; there is only a creator pushing against him or herself.

When you are at war with yourself you cannot act. When you are pushing yourself to do things that you are not inspired to do, no matter how rational or how sensible they seem, you are going to run into brick wall after brick wall. You’re going to find it very difficult to motivate yourself, and you’re going to feel very lazy. But dear friends, it’s not laziness. It is the battle that’s going on inside of you!

Oh, your mind has all kinds of ideas about what action you should take. It thinks it knows what you need to do to get from here to there, and to create the life you want. Your mind says, “If you want to pay the rent or the mortgage at the end of the month you’d better work really hard right now,” because that is all your mind knows to do. But dear friends we tell you, your mind does not know, and it cannot see, the potentials that are available to you!

The potentials at your disposal are nearly infinite, but your mind can only see one or two. Your mind can only see the potentials of earning a paltry little paycheck, or of going broke. But dear friends, there are so many other potentials out there that you can’t see, and you block yourselves from those potentials by focusing in and pushing yourself to do things that you don’t want to do.

There are many potentials dear friends, many, many potentials, for you are a grand creator. Your creative power is unlimited, so how could the potentials available to you be limited to just one or two?

So when you come to those choice points in your life, the choice of what to do right now, for those are the only ones that really matter, we want you to begin choosing from a new place.

What is it, in this moment, that inspires you?

Oh, your mind is going to raise up a storm. Perhaps it inspires you to go for a walk. Perhaps it inspires you even more to take a nap, or to sit and watch TV for a bit. Your mind says, “There are a lot of bills due at the end of the month. How is that going to pay them?” And then the battle begins again.

Dear friends, abundance is your natural state, but you hold it out. You hold it out away from yourself, because you are so limited in what you see, and because you believe that the things your mind sees are all that is real. So you spend all your time and energy trying to earn a living, trying to do all these things that don’t inspire you. And so the energy gets stuck, and it stays stuck, and you stay in this little game. Nothing ever changes, and you wonder why you can’t ever seem to get ahead.

Dear friends, if you want to reclaim your creatorship  you need to start making inspired choices and taking inspired action, and that is much simpler than your mind will lead you to believe that it is.

It begins with trust. It begins with trusting yourself, dear friends.

It’s scary. It feels like jumping off of a cliff, because if you take the time to do the things that inspire you, that bring you joy, you may not have time to do the things that you think are paying the bills. So it takes a lot of trust in yourself.

The truth is, those bills might not get paid; or they might. It depends upon what you create, dear friends, but it’s not about what your mind thinks you should create. It’s about what your soul, your being, is creating.

Your soul wants to live an abundant life. Your soul wants to experience being all that it is, right here in your body on Earth, dear friends. So do you think that your soul is going to let you starve? Or not have a place to live?

It might change things around. It might be that this home where you live isn’t the best for you, and so the mortgage might not get paid, or the rent. Dear friends, can you trust that? Can you conceive of trusting that? Because we can tell you what will happen when you make that choice.

When you make the choice to act from your inspiration, instead of from your intellect, dear friends, things will change. And what you will find is that, everything you need will be there when you need it.

It may not be the things you thought you needed, but a point will come where you will look back on the journey and say, That was the most important choice that I ever made, and look where it has taken me! And you will experience a joy, and a peace, and a beauty of life that you have never known before.

So dear friends, these changes are going to happen sooner or later, because if you are still reading or listening to this material, then you have come to the place of waking up. You have come to the point of reclaiming your creatorship. Oh, you can put it off, or you can fight against it. But a part of you has chosen it, and it’s going to happen.

So you can do it the easy way, or you can do it the hard way. You can continue with your old patterns, and you can continue playing your old game for as long as you want. You can continue battling with yourself and creating more and more misery in your life, or you can step off the cliff into the arms of your own self and discover your wings.

Dear friends, there was once a caterpillar. It lived in the leaves of the trees, and it spent its time working along from leaf to leaf, eating, sleeping, moving to the next leaf and eating it. Day after day it crawled from one place to the next, always seeking out a better leaf, focused only on feeding itself, hiding from the birds, and just keeping itself alive.

And then one day it felt a change coming on. Things weren’t working so well in its life, and against its own better judgment it found itself taking the time to spin a cocoon. It wondered why it was doing this. It knew it would starve if it didn’t go back to eating soon, and yet it didn’t have the energy to go out and find more leaves to eat. So it crawled inside this cocoon, sealed itself in, and went to sleep. And then something began to happen. The caterpillar began to turn into mush.

Oh, now it really didn’t understand what was happening! It felt like it was losing itself, like it was fading away into oblivion. It had no idea who it was anymore. And then it changed again, and began to take a new form. It didn’t have any idea what was going on, or what it was going to look like when this was all over.

And then one day it woke up, and it said to itself, “I feel refreshed, and it’s time for me to leave this cocoon.” And so with a great struggle it pushed itself out. The opening had been just big enough for it to breathe through, and it had made the cocoon so well that it wouldn’t stretch or expand. So it pushed with all its might and squeezed itself out through that tiny opening, and in that process of squeezing, it squeezed the fluids throughout its new body.

And when at last it broke free and emerged from the cocoon, it was a completely new being. It had wings!

It soared into the air. It flitted from here to there, and it had freedom it had never imagined before and had never dreamed was possible. It had seen butterflies before, and it had hid from them. It thought they were birds coming to eat it, and it had never dreamed it could be one of them.

Now it no longer needed to spend its time eating leaves. Now it flitted from place to place, enjoying the beauty of life. Being part of the beauty of life. And somehow, everything that it needed was always there, and so much more.

Dear friends, this is the transition that you are going through right now. You have been the caterpillar. You have been in the cocoon, and you’ve been wondering what is happening as your life has seemed to fall apart, as your life has filled with chaos, and as the things you thought you knew have begun to feel unreal. The time has come, dear friends, for you to come out of the cocoon, if you choose.

At some point you must. At some point your being will drive you, and you won’t have any choice. Is that time now, dear friends? Are you ready to be the butterfly?

Your life will change, and it will never look like it did before. Can you let that happen?

You can spend your time fighting it, or you can choose to live from a new place. The old rules no longer apply. The rules of cause and effect, they don’t exist for the butterfly.

The caterpillar was limited to a linear life. It had to take it one step at a time, and it was limited to a very small world. The butterfly lives by a whole different set of rules, and its world is so much bigger, so much more beautiful, so much more enjoyable, and so much more abundant.

The goal of the caterpillar was always to get to the next leaf, and to keep itself alive. The goal of the butterfly is only to be. It flits from here to there, seemingly on a whim, and halfway there it flits in a different direction. Can you be that spontaneous, dear friends? Can you allow yourself to be guided from a new place? Can you allow yourself to be guided by your inspiration?

Oh, there are times when the butterfly sits still. It lands on a flower or a leaf, or wherever it happens to feel. And it doesn’t feel any inspiration, so it just sits there.

And it enjoys itself! It enjoys the beauty of life all around it. It enjoys sitting there, until one moment a new idea pops in and off it goes on a new adventure. And somewhere along the way it sees something new and a new inspiration comes, and off it goes in a new direction.

It doesn’t make any sense to the mind dear friends, but it will bring you a level of joy and of fulfillment that you have never known before, and it will open the door to all those other potentials that you couldn’t see before. It will lead you to opportunities that you never imagined before, and it will open the door to the grand abundance that is your birthright, that is your natural state.

So dear friend, what do you choose?

Do you choose the small, miserable, but seemingly safe life? The small life where any moment you could lose your job, or your house could burn down, or any one of a million things that you can imagine could go wrong and you would be destitute?

Or, do you choose the unknown life? The grand and glorious adventure, where no matter what happens you will always be taken care of, and you will always have what you need. Where if your house burns down or you lose your job you can look at it and smile and say, There must be something a lot better coming! I must not have needed this anymore!

It feels like stepping off of a cliff, because you’re so used to living from your mind and your mind just can’t understand this new way of life. Your mind understands caterpillar, but it doesn’t even comprehend butterfly. It will, over time it will shift and change, and it will begin to understand better what’s happening. But right now, dear friends, you have to go beyond your mind.

You have to trust yourself so much that you’re willing to step off of that cliff, and then you will find a whole new reality. Then you will find that you have wings, and you will discover that nothing, nothing, can ever go wrong again, because no matter what happens you will always be okay.

You have to let go of the old life, and that can be very hard. It can be very painful. But the pain, dear friends, is directly proportional to how hard you hold onto it, to how attached you are to it.

And so here we are once again, back at acceptance. For the more you can accept things just as they are the easier life gets, and the grander life gets, because in that acceptance the old can be released so much more easily. And then the new can come in.

And then dear friends, you will discover your creatorship, and the life you have always dreamed of will begin to take shape. It won’t look the way that you dreamed of, because you couldn’t see the potentials. But it will be better, far better and far grander.

So can you make that choice, dear friends? Can you choose to live from your inspiration, here in the now moment, instead of for the future? Instead of for what you think you should be doing? Can you open the door to all of those potentials that are so much grander than you can even imagine? Can you trust yourself that much, dear friends?

You have created everything that is in your life, without exception. And you have limited your creations, because you have allowed your mind to tell you what was real and what wasn’t. Can you go beyond that now, dear friends? Can you take off that limit? Can you allow your soul to guide you?

Your soul won’t do it through your mind, dear friends. It can’t, because your mind can’t comprehend what your soul comprehends. Your soul will guide you through your feelings.

When you are limiting yourself you’ll feel yucky. You’ll feel tired. You’ll feel like not doing anything, or you feel like there are all these things you should be doing and you can’t stand any of them. When your soul is guiding you dear friends, you’ll feel inspired. You’ll feel light, and energized.

Your soul can only guide you through your feelings, and it can only guide you about right now. We’ll go much more into that in another lesson. For right now we want you to hear this:

Your soul guides you through your feelings, and it guides you about right now in this moment.

Your soul will say to you, “Take a walk now” or, “Take a nap now.” Or you’ll feel a sudden inspiration to take some action that you’ve been putting off for a long time. Suddenly it will be clear, and you’ll feel good doing it. It won’t be about making yourself do it, it will just be happening.

Your soul is not going to tell you how to pay the mortgage at the end of the month. It’s going to tell you what to do right now, in this moment, and chances are it won’t seem to have any correlation at all with your bills, or with making money, or with anything else that you thought was important.

But if you trust it dear friends, if you trust yourself enough to act on that inspiration, all those other things will fall into place. And a point will come where you’ll look back on your life say, I don’t see how I got here. I don’t understand what happened, but look at me now! Isn’t life grand!

We are complete.

Lección 6: Un Creador Toma Acción Inspirada
por John McCurdy
Traduccion por Maribel González

Hola y gracias por suscribirse a esta clase con derechos de autor! (Si prefiere no suscribirse a toda la clase, pero le gustaría intercambiar energía por esta lección, por favor hágalo aquí.)

Hay muchas capas dentro de este material. La capa más importante es la experiencia, más que las palabras y la información, así que para sacar el máximo provecho de ella, te animamos a que te tomes el tiempo para escuchar la grabación de arriba en lugar de sólo leer esta transcripción.

Ahora te invitamos a respirar hondo, relajarte y permitirte sentir esta experiencia.

Queridos creadores, hemos hablado mucho en este viaje sobre la aceptación, y sobre la confianza, y sobre tomar decisiones; y siempre nuestro enfoque regresa a la aceptación, porque esa es la clave para recuperar su creadorazgo. Pero por aceptación no queremos decir rendición. No queremos decir acostarse y dejar que el mundo les pase por encima. ¡Oh, muy por el contrario!

Deben comenzar con la aceptación, porque hasta que puedan aceptar lo que está en su vida, hasta que puedan aceptar lo que han creado y reconocer que lo han creado, hasta ese momento están en guerra consigo mismos. Y como un hombre sabio dijo una vez, una casa dividida contra sí misma no puede sostenerse.

El recuperar su creadorazgo requiere de confianza, y la confianza requiere de aceptación. El tomar decisiones requiere de confianza. Se requiere de una gran confianza en ustedes mismos, y el confiar en ustedes mismos requiere de aceptación. No pueden confiar en sí mismos a menos de que estén dispuestos a aceptar todo lo que son y todo lo que han creado, así que seguimos regresando a la aceptación, porque ahí es donde todo comienza.

En esta lección queremos hablar de la acción, porque una elección sin acción no tiene sentido. Una elección sin acción es un juego mental. Es un truco, y no va a ninguna parte.

Un creador sigue el impulso de sus elecciones. Pero, y esto es muy importante, un creador toma acción inspirada.

Les pedimos que se enfocaran primeo en las elecciones pequeñas, o al menos las elecciones que parecen pequeñas, porque son de hecho las más grandes elecciones, las más difíciles elecciones que alguna vez tomarán. Les pedimos que eligieran aceptar todas las cosas como son, y que siguieran regresando a esa elección, y que siguieran actuando sobre esa elección. Porque se pueden decir a sí mismos (o a nosotros), Elijo aceptar todas las cosas como son, y si entonces inmediatamente se dan la vuelta y se quejan de algo que es, entonces esa elección simplemente no fue a ninguna parte.

Un creador dice, Elijo aceptar todas las cosas como son, y luego él o ella se vuelven a esas cosas con las que están incómodos en su vida y dicen, Elijo aceptarte. Elijo encontrar una manera de dejar de quejarme de ti. Elijo encontrar una manera de aceptarte, de darte la bienvenida a mi vida, exactamente como eres.

No importa si se trata de una persona, un evento, o una circunstancia; no importa si se trata de un dolor en su cuerpo, o una enfermedad; no importa lo que sea. Un creador elige aceptarlo, verlo como “bueno”, y luego el creador actúa sobre esa elección.

Ahora en esa aceptación, algunas cosas interesantes van a suceder. Cuando se detiene la batalla se libera la energía, y va a comenzar a moverse. Al actuar en esa elección de aceptar las cosas, todas las cosas, exactamente como son, van a empezar a trasladarse y a cambiar. Ustedes van a empezar a ver cosas que no habían visto antes, porque estaban demasiado enfocados en tratar de sacarlas de su vida que no podían ver por qué estaban ahí.

Y lo más probable es que van a ver algunas nuevas posibilidades. Van a ver el regalo que está en esto, y se van a encontrar con todo un nuevo conjunto de posibilidades, todo un nuevo conjunto de elecciones por hacer, y todo un nuevo conjunto de potencialidades. Pero tienen que comenzar por ponerle fin a la batalla.

La mayoría de los humanos pasan el noventa por ciento de su tiempo quejándose de las cosas que están en sus vidas, y entonces nunca encuentran los regalos en esas cosas. Y se pierden del noventa por ciento de los potenciales que están a su disposición, los maravillosos potenciales, los potenciales que los llevarán a niveles totalmente nuevos en su vida y a oportunidades totalmente nuevas.

Cuando muchas personas piensan en acción y elecciones, inmediatamente lo correlacionan con tomar decisiones que no se sienten bien y a empujarse a sí mismos a actuar de maneras que no se siente bien. Entonces, cuando eso no sale tan bien, o cuando tienen problemas para obligarse a hacerlo, piensan que son perezosos o que hay algo malo con ellos. Pero queridos amigos, queremos que escuchen esto:

No existe tal cosa como la pereza; sólo existe un creador empujando contra sí mismo.

Cuando están en guerra consigo mismos no pueden actuar. Cuando se están forzando a hacer cosas que no están inspirados a hacer, sin importar lo racional o lo sensible que pueda parecer, van a chocar contra un muro tras otro. Van a descubrir que es muy difícil motivarse, y se van a sentir muy perezosos. Pero queridos amigos, no es pereza. ¡Es la batalla que se está produciendo dentro de ustedes!

Oh, su mente tiene toda clase de ideas sobre qué acción deben tomar. Piensa que sabe lo que tienen que hacer para llegar de aquí a allá, y para crear la vida que quieren. Su mente dice, “Si quieres pagar la renta o la hipoteca a final de mes sería mejor que trabajes duro en este momento,” porque eso es todo lo que su mente sabe hacer. Pero queridos amigos nosotros les decimos, su mente no sabe, y no puede ver, ¡los potenciales que están a su disposición!

Los potenciales a su disposición son casi infinitos, pero su mente sólo puede ver uno o dos. Su mente sólo puede ver los potenciales de ganarse un mísero pequeño sueldo, o de irse a la quiebra. Pero queridos amigos, existen mucho más potenciales allá afuera que no pueden ver, y se bloquean a sí mismos de estos potenciales enfocándose en y esforzándose a hacer cosas que no quieren hacer.

Existen muchos potenciales queridos amigos, muchos, muchos potenciales, porque ustedes son un gran creador. Su poder creativo es ilimitado, así que, ¿cómo podrían los potenciales disponibles para ustedes limitarse a sólo uno o dos?

Así que cuando llegan a ésos puntos de elección en su vida, la elección de qué hacer ahora, porque ésos son los únicos que realmente importan, queremos que comiencen a elegir desde un nuevo lugar.

¿Qué es, en este momento, lo que los inspira?

Oh, su mente va a levantar una tormenta. Quizás los inspira dar un paseo. Quizás los inspira aún más tomar una siesta, o sentarse y ver televisión durante un rato. Su mente dice, “Hay muchos cuentas pendientes a fin de mes. ¿Cómo va eso a pagarlas? Y entonces la batalla comienza de nuevo.

Queridos amigos, la abundancia es su estado natural, pero la mantienen fuera. La mantienen alejada de ustedes, porque son tan limitados en lo que ven, y porque creen que las cosas que su mente ve es todo lo que es real. Así que pasan todo su tiempo y gastan toda su energía tratando de ganarse la vida, tratando de hacer todas esas cosas que no los inspiran. Entonces la energía se atasca, y se queda atascada, y ustedes se quedan en este pequeño juego. Nada cambia jamás, y se preguntan por qué nunca parecen salir adelante.

Queridos amigos, si desean recuperar su creadorazgo tienen que empezar a hacer elecciones inspiradas y a tomar acción inspirada, y eso es mucho más sencillo de lo que su mente los llevará a creer que es.

Comienza con la confianza. Y comienza con confiar en ustedes mismos, queridos amigos.

Da miedo. Es como tirarse de un precipicio, porque si se toman el tiempo para hacer las cosas que los inspiran, que les traen gozo, pueda que no tengan tiempo para hacer las cosas que ustedes piensan que está pagando las cuentas. Así que se necesita de mucha confianza en ustedes mismos.

La verdad es que ésas cuentas pueda que no se paguen; y tal vez sí. Depende de lo que ustedes creen, queridos amigos, pero no se trata de lo que su mente piensa que deben crear. Se trata de lo que su alma, su ser, está creando.

Su alma quiere vivir una vida abundante. Su alma quiere experimentar ser todo lo que es, aquí mismo en su cuerpo en la Tierra, queridos amigos. Así que, ¿creen que su alma va a dejarlos morirse de hambre? ¿O no tener un lugar para vivir?

Podría cambiar las cosas. Podría ser que esta casa en la que vives no es lo mejor para ti, entonces el préstamo podría no pagarse, o el alquiler. Queridos amigos, ¿pueden confiar en eso? ¿Pueden concebir confiar en eso? Porque les podemos decir lo que va a suceder cuando hagan esa elección.

Al tomar la decisión de actuar desde su inspiración, en vez de desde su intelecto, queridos amigos, las cosas cambiarán. Y lo que descubrirán es que, todo lo que necesitan estará ahí cuando lo necesiten.

Puede que no sean las cosas que pensaron que necesitaban, pero llegará un punto en que mirarán al pasado en su viaje y dirán, Esa fue la elección más importante que he hecho, ¡y mira donde me ha llevado! Y experimentarán un gozo, y una paz, y una belleza de la vida que no habían conocido antes.

Así que queridos amigos, estos cambios van a suceder tarde o temprano, porque si todavía están leyendo o escuchando este material, entonces han llegado al lugar de despertar. Han llegado al punto de recuperar su creadorazgo. Oh, lo pueden posponer, o pueden combatirlo. Pero una parte de ustedes lo ha elegido, y va a suceder.

Así que pueden hacerlo de la manera fácil, o pueden hacerlo de la manera difícil. Pueden continuar con sus viejos patrones, y pueden continuar jugando sus viejos juegos todo el tiempo que quieran. Pueden seguir luchando consigo mismos y creando más y más miseria en su vida, o pueden tirarse del precipicio a los brazos de su propio sí mismo y descubrir sus alas.

Queridos amigos, había una vez una oruga. Vivía en las hojas de los árboles, y pasaba su tiempo trabajando de hoja en hoja, comiendo, durmiendo, yéndose al final de la hoja y comiéndosela. Día tras día andaba de un lado a otro, siempre en busca de una mejor hoja, enfocada únicamente en alimentarse, escondiéndose de los pájaros, y simplemente manteniéndose viva.

Y entonces un día sintió que un cambio se avecinaba. Las cosas no iban muy bien en su vida, y contra su propio buen juicio se encontró tomándose el tiempo para hilar un capullo. Se preguntaba por qué estaba haciendo esto. Sabía que se moriría de hambre si no volvía a comer pronto, y sin embargo no tenía la energía para salir a buscar más hojas que comer. Así que se metió en este capullo, se encerró herméticamente en él, y se fue a dormir. Y entonces algo empezó a suceder. La oruga se empezó a convertir en masa blanda.

¡Oh, ahora realmente no entendía lo que estaba pasando! Sentía como si se estuviera perdiendo, como si estuviera disipándose en el olvido. Ya no tenía ni idea de quién era. Y luego volvió a cambiar, y comenzó a tomar una nueva forma. No tenía ni idea de lo que estaba pasando, o cómo se vería cuando todo terminara.

Y entonces un día se despertó, y se dijo a sí misma, “Me siento renovada, y es hora de dejar este capullo.” Así que con mucha dificultad se salió a empujones. La abertura había sido lo suficientemente grande para que pudiera respirar, y había hecho el capullo tan bien que no se ensanchaba o expandía. Así que empujó con todas sus fuerzas y se sacó estrujándose a través de esa diminuta abertura, y en ese proceso de opresión, estrujó los fluidos por todo su nuevo cuerpo.

Y cuando al fin se libró y emergió del capullo, era un ser completamente nuevo. ¡Tenía alas!

Se elevó en el aire. Revoloteó de aquí para allá, y tenía una libertad que nunca había imaginado antes y que nunca había soñado que fuera posible. Había visto mariposas antes, y se había escondido de ellas. Había pensado que eran pájaros que llegarían a comérsela, y nunca antes había soñado que podría ser una de ellas.

Ahora ya no era necesario pasar su tiempo comiendo hojas. Ahora revoloteaba de un lugar a otro, disfrutando de la belleza de la vida. Ser parte de la belleza de la vida. Y de alguna manera, todo lo que había necesitado siempre había estado ahí, y mucho más.

Queridos amigos, esta es la transición que ustedes están pasando ahora. Ustedes han sido la oruga. Han sido el capullo, y se han estado preguntando qué es lo que está pasando ya que su vida ha parecido venirse abajo, ya que su vida se ha llenado de caos, y ya que las cosas que pensaron que sabían han empezado a sentirse irreales. Ha llegado el momento, queridos amigos, de que salgan de su capullo, si lo desean.

En algún momento deben hacerlo. En algún momento su ser los llevará, y no tendrán ninguna opción. ¿Es ese momento ahora, queridos amigos? ¿Están listos para ser la mariposa?

Su vida cambiará, y nunca se verá como solía hacerlo antes. ¿Pueden dejar que eso suceda?

Pueden pasar su tiempo combatiéndolo, o pueden optar por vivir desde un nuevo lugar. Las viejas reglas ya no son aplicables. Las reglas de causa y efecto, no existen para la mariposa.

La oruga se limitaba a una vida lineal. Tenía que tomarlo un paso a la vez, y se limitaba a un mundo muy pequeño. La mariposa vive de acuerdo a un sistema totalmente diferente de reglas, y su mundo es mucho más grande, mucho más hermoso, mucho más agradable, y mucho más abundante.

El objetivo de la oruga fue siempre llegar a la hoja siguiente, y mantenerse viva. El objetivo de la mariposa es sólo ser. Revolotea de aquí para allá, al parecer por un capricho, y a medio camino revolotea en una dirección diferente. ¿Pueden ser así de espontáneos, queridos amigos? ¿Pueden permitirse ser guiados desde un nuevo lugar? ¿Pueden permitirse ser guiados por su inspiración?

Oh, hay momentos en que la mariposa se queda quieta. Cae en una flor o una hoja, o lo que sea que sienta. Y no siente ninguna inspiración, así que simplemente permanece ahí.

¡Disfruta de sí misma! Disfruta de la belleza de la vida a su alrededor. Disfruta de estar ahí, hasta que en un momento una nueva idea aparece y se marcha hacia una nueva aventura. Y en algún lugar a lo largo del camino ve algo nuevo y llega una nueva inspiración, y se marcha en una nueva dirección.

No tiene sentido para la mente queridos amigos, pero les traerá un nivel de gozo y satisfacción que nunca han conocido antes, y abrirá la puerta a todos esos otros potenciales que no podían ver antes. Esto los llevará a las oportunidades que nunca antes imaginaron, y abrirá la puerta a la grandiosa abundancia que es suya por derecho de nacimiento, que es su estado natural.

Entonces, querido amigo, ¿qué elijes?

¿Elijes la vida pequeña, miserable, pero aparentemente segura? ¿La pequeña vida en la que en cualquier momento podrías perder tu trabajo, o en la que tu casa podría quemarse, o cualquiera de un millón de cosas que puedes imaginar que podría salir mal y caerías en la indigencia?

O, ¿elijes optar por la vida desconocida? La aventura grandiosa y gloriosa, donde no importa lo que pase siempre serás cuidado, y siempre tendrás lo que necesitas. Donde si tu casa se quema o pierdes tu trabajo puedes verlo y sonreír y decir, ¡Tiene que haber algo mucho mejor que va a llegar! ¡No debo haber necesitado eso más!

Se siente como tirarse de un su precipicio, porque estás tan acostumbrado a vivir desde tu mente y tu mente simplemente no puede entender esta nueva forma de vida. Tu mente entiende oruga, pero ni siquiera comprende mariposa. Lo hará, con el tiempo se desplazará y cambiará, y comenzará a comprender mejor lo que está pasando. Pero por el momento, queridos amigos, hay que ir más allá de su mente.

Tienen que confiar en ustedes mismos tanto que estén dispuestos a tirarse del precipicio, y luego encontrar una realidad totalmente nueva. Entonces encontrarán que tienen alas, y descubrirán que nada, nada, nunca puede salir mal otra vez, porque pase lo que pase ustedes siempre van a estar bien.

Tienen que soltar la vieja vida, y eso puede ser muy difícil. Puede ser muy doloroso. Pero el dolor, queridos amigos, es directamente proporcional a la fuerza con que se aferran a ella, a lo mucho que están apegados a ella.

Así que aquí estamos una vez más, de vuelta a la aceptación. Porque entre más pueden aceptar las cosas exactamente como son más fácil se vuelve la vida, y más grandiosa se vuelve la vida, porque en esa aceptación lo viejo puede ser liberado mucho más fácilmente. Y entonces lo nuevo puede entrar.

Y entonces queridos amigos, descubrirán su creadorazgo, y la vida que siempre han soñado comenzará a tomar forma. No se verá de la manera en que la soñaron, porque no podían ver los potenciales. Pero será mejor, mucho mejor y mucho más grandioso.

Entonces, ¿pueden tomar esa decisión, queridos amigos? ¿Pueden optar por vivir desde su inspiración, aquí en el momento del ahora, en lugar de para el futuro? ¿En lugar de lo que piensan que deberían estar haciendo? ¿Pueden abrirle la puerta a todos esos potenciales que son mucho más grandiosos de lo que siquiera se pueden imaginar? ¿Pueden confiar en sí mismos así de tanto, queridos amigos?

Ustedes han creado todo lo que está en su vida, sin excepción. Y han limitado sus creaciones, ya que han permitido que su mente les diga lo que es real y lo que no lo es. ¿Pueden ir más allá de eso ahora, queridos amigos? ¿Pueden quitar ese límite? ¿Pueden permitir que su alma los guíe?

Su alma no lo hará a través de su mente, queridos amigos. No puede, porque su mente no puede comprender lo que su alma comprende. Su alma los guiará a través de sus sentimientos.

Cuando se están limitando a sí mismos no se sentirán bien. Se sentirán cansados. Sentirán como que no están haciendo nada, o se sentirán como que hay todas estas cosas que deberían estar haciendo y no soportan ninguna de ellas. Cuando su alma los está guiando, queridos amigos, se sentirán inspirados. Se sentirán ligeros y energizados.

Su alma únicamente puede guiarlos a través de sus sentimientos, y únicamente puede guiarlos sobre este momento. Entraremos mucho más en eso en otra lección. Por ahora queremos que escuchen esto:

Su alma los guía a través de sus sentimientos, y los guía sobre ahora mismo en este momento.

Su alma les dirá, “Toma un paseo ahora” o, “Toma una siesta ahora.” O sentirán una repentina inspiración para tomar alguna acción que han estado posponiendo durante mucho tiempo. De pronto quedará claro, y se sentirán bien haciéndolo. No se tratará de obligarse a hacerlo, simplemente estará pasando.

Su alma no les va a decir cómo pagar la hipoteca a final de mes. Les va a decir qué hacer ahora mismo, en este momento, y lo más probable es que no parecerá tener ninguna relación en absoluto con sus cuentas, o con ganar dinero, o con cualquier otra cosa que pensaron que era importante.

Pero si confían en ella queridos amigos, si confían en ustedes mismos lo suficiente para actuar en esa inspiración, todas esas otras cosas caerán en su lugar. Y llegará un momento en que mirarán hacia atrás en su vida y dirán, No sé cómo llegué aquí, no entiendo lo que pasó, ¡pero mírame ahora! ¡Acaso la vida no es grandiosa!

Somos completos.